Foro dedicado a la obra de Eiichirō Oda.
 
ÍndiceCalendarioBuscarFAQPortalMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Bienvenidos A Pirate Legend's, ya en funcionamiento
Leer las Reglas, Muy Importante¡Click Aqui!
Crea tu ficha Click Aqui
Revisa las akumas disponibles¡Click Aqui!
Censo del foro ~Click Aqui~
Registro de personajes ~Click Aqui~
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Temas similares
Últimos temas
» registro de personaje
Mar Ago 05, 2014 9:26 am por nami_16

» hola
Mar Ago 05, 2014 9:18 am por nami_16

» Wolf's Fantasy
Dom Abr 14, 2013 7:59 am por Safira98

» Bienvenidos a Todos
Sáb Abr 13, 2013 4:11 pm por Safira98

» Registro de personajes
Sáb Mar 30, 2013 12:28 pm por Kenner

» Listado de Akumas Ocupadas
Sáb Mar 30, 2013 12:25 pm por Kenner

» La Muerte del Cuervo
Lun Dic 31, 2012 4:34 pm por Juvia Lockser

» El primer movimiento
Sáb Dic 29, 2012 7:57 pm por Lyon Vastia

» Reuniendo seguidores
Sáb Dic 29, 2012 7:46 pm por Narrador

Compañeros
Pirate-Legens Shinobi Sensu One Piece Shin Sekai Pirate-Legens NarutoRolAvence Real Shippuden Rol One Piece Revolution
Para Reactivacion
Sáb Sep 08, 2012 12:39 am por Kenner
Aqui se debera llenar para reactivar las cuentas que estan inactivas ya que si no hizo el censo o que esta volviendo al foro a jugar.

Por a ver caido en inactividad, todos sus items personales fueron retirados armas y objetos que se hallan creado y comprado por el usuario.
Tambien se a liberado la akuma en caso que tuviera una debido a su ausencia o estado inactivo

Este formulario se debe …

Comentarios: 10

Comparte | 
 

 [PROLOGO] ¡La gran ciudad!

Ir abajo 
AutorMensaje
akaso
Pirata
Pirata
avatar

Muy bueno

Berries 3000

Recompensa 1.000.000
Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 24/02/2012

Datos de Personaje
Armas/Items:

MensajeTema: [PROLOGO] ¡La gran ciudad!   Vie Mar 02, 2012 5:57 am

Un nuevo día empezó en la pequeña localidad de Shimotsuki aunque sinceramente yo me levanté tan dormido como siempre. Mi dormitorio se encontraba más vacio de lo normal, no había ni libros en las estanterías, ni ropa en los armarios, sólo dos grandes maletas al lado de la cama. Cuando me levanté y las observé me quedé un rato callado, ahora todo sería distinto, empezaría una larga aventura en la que ojala pudiera ver todo el mundo. No fui muy rápido vistiéndome, se que lo normal en estos casos es estar muy excitado por el nuevo comienzo pero yo quería retrasarlo aunque fueran unos segundos de nada… “Añoraré a mi madre” pensé cuando terminé por fin de vestirme.

Bajando las escaleras que conducían al rellano pude encontrarme con mi madre, algo triste, lo primero que hice fue abrazarla. Ahora la iba a dejar sola la pobre, pero ella tenía que entender que no podía pasarme toda mi vida en esa islita ¡necesito explorar el mundo que me rodea! Tras unos pocos segundos, que me pasaron muy lentamente, me aparté de mi madre y salí por la puerta principal en dirección a mi embarcación.

El camino hacía esta era rocoso, la verdad, y tuve que ir con cuidado para no tropezarme con las grandes rocas de las que estaba formado, mientras andaba estuve pensando en todo lo que llevaba en las maletas: Ropa, un par de libros, mis guantes metálicos especialmente guardados para que su acetosidad no ensuciara al resto del equipaje… Todo en orden, si. Finalmente llegué al puerto donde se encontraba mi pequeña embarcación solitaria, la misma que use en mi locura adolescente, aunque un poco más vieja la verdad.

Deposité todo mi equipaje a la parte trasera de la embarcación y me subí, y allí encima del bote me quedé pensativo. ¿Y ahora qué? ¿A dónde me dirijo? Ante aquella duda que me rondaba por la cabeza saqué de un bolsillo una carta arrugada pero nueva. La abrí por segunda vez desde que la recibí hace más o menos 1 mes y empecé a leerla.

“¡Hola Akaso!
Soy Elfie ¿me recuerdas? Yo también era un caza-recompensas y creo que hicimos un par de misiones juntos jajaja Esta carta es para decirte que el capitán Sircley ¡necesita nuestra ayuda otra vez! ¿Lo que hay que ver, eh? Jajaja Me ha dicho que me ponga en contacto contigo y que vengas lo antes posible, ¡por favor!

Pd: Nos ha dicho que recibiremos una gran recompensa <3

¡Espero que recibas bien esta carta! Y que vengas, que yo también tengo ganas de verte!

¡Un saludo!

Elfie Carrileg”

Volví a guardarme la carta. Ese sería mi primer objetivo en esta larga aventura, la verdad es que necesitaba dinero para costearme la comida y el alojamiento durante mi trayecto así que ¡esa misión era perfecta para mi! habiendo escogido mi camino zarpé hacia la gran ciudad,que se encontraba en una isla cercana, a esa ciudad donde me escapé hace unos años y donde tuve mi primer trabajo “oficial”… Un trabajo donde tuve que enfrentarme a mala gente y a veces escaparme... La verdad no sé si fue buena idea aceptar esa misión.

ıllıllı Pirates~Age ıllıllı

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
akaso
Pirata
Pirata
avatar

Muy bueno

Berries 3000

Recompensa 1.000.000
Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 24/02/2012

Datos de Personaje
Armas/Items:

MensajeTema: Re: [PROLOGO] ¡La gran ciudad!   Dom Mar 04, 2012 9:20 am

Tras un largo pero sin incidentes viaje marítimo llegué por fin a la gran ciudad. Desde mi embarcación se podía ver como esta estaba situada al lado de la playa, lo que favorecía al turismo durante al verano, y además estaba llena de tiendas para todos los gustos y altos edificios donde convivía la gente. Apartándome de esa vista panorámica de la ciudad me dirigí al norte donde estaban los muelles, la verdad es que, aún la sorprendente visión que había tenido antes sobre la metrópolis construida en aquella isla, si te fijabas podía ver la suciedad que producía diariamente: latas de bebida, comida, carbón, petróleo… No es oro todo lo que reluce.

Cuando llegué a los muelles busqué algún hueco no muy visible, para que ahora no me la robasen, y al conseguirlo salí del pequeño bote para empezar a andar por la madera de los muelles en dirección la tienda “Oswell Blues”. Os preguntareis… ¿Que tiene de especial esa tienda? Pues que cuando fui por primera vez allí me dejaron alojarme y me hablaron del trabajo de “Caza-recompensas”, estaba a no más de 10 minutos de los muelles, en la parte céntrica de la ciudad y se me pasó volando el viaje de ida.

La tienda, algo más sucia de lo que recordaba, estaba con un pintado azul marino apagado y se notaba que en la estructura exterior habían piezas oxidadas, sin pensar mucho entré en esta para encontrarme con la sorpresa de que dentro estaba Elfie hablando con la propietaria del comercio, Erdua, los ojos de esta última brillaron al verme y no dudo en correr hacia mí y abrazarme con fuerza. Erdua me quería tanto como si fuera su propio hijo y no dudo en avasallarme a preguntas circunstanciales y de interés meramente personal como: ¿Qué hay de tu vida? ¿Cómo se encuentra tu madre? ¿Ya tiene novia?, etc.

Intenté evitar las que pude pero al final terminé sentado en un sofá de la parte trasera de la tienda con Erdua y Elfie a cada lado y hablando de temas meramente cotillas. A mi ese tipo de conversación no me acaban de agradar y creo que Elfie lo notó en mi rostro porque de pronto dijo de hablar del tema que nos atajaba.

-Akaso, el capitán de la marina quiere que vigilemos a unos sujetos sospechosos situados en los suburbios de la ciudad, tienen algo que ver con que quieren hacer un acto terrorista en esta misma creo yo.

En las anteriores misiones que había tenido en la gran ciudad siempre había tenido que vigilar personas acusadas de delitos menores como atracos o traficantes de material ilegal, así que ver como el capitán nos mandaba una orden de vigilar a una gente tan peligrosa me sorprendió y asustó a la par. Supongo que con los años que pasaron tuvimos que madurar y ahora el capitán confiaba con los “caza-recompensas” más que nunca.

- Muy bien… ¿Y de que sujeto me encargo yo?

Pregunté curioso mientras intentaba mentalizarme para la misión, la verdad es que ya estaba saturado de hacer ese tipo de misiones y esta sería la última antes de zarpar hacia el gran océano que me rodea. Elfie tardó un poco en decírmelo, como si tuviera que recordarlo lo que me permitió observarla más a fondo. Elfie era una chica de más o menos mi edad, creo que tenía un año más, pelirroja y alta, en estos años se había hecho más guapa o mi cerebro paso a estar más atentos por la belleza femenina y sus ojos eran de un color miel. Mientras me quedé embobado mirándola empezó a carraspear para llarme la atención.

- De un tal Arti, un hombre gordo y bajito característico por llevar siempre un pañuelo rosa jaja Si Rosa…

¿Así que mi deber era vigilar a una pequeña bola de arroz? La misión tenía pinta de ser de las más fáciles que había tenido hasta ahora, puede que fuera un hombre muy fuerte o rudo, pero mi misión no era pelear con él sino simplemente vigilarlo para que no hiciera nada sospechoso o pillarle con las manos en la masa. Cuando parecía que había terminado de hablar puso una cara más seria y preocupante y terminó con una frase lapidaria.

- Si ves que el objetivo hace alguna cosa rara o sale del perímetro me ha dicho el capitán que tienes que acabar con él.

ıllıllı Pirates~Age ıllıllı



Última edición por akaso el Dom Mar 04, 2012 10:54 am, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
akaso
Pirata
Pirata
avatar

Muy bueno

Berries 3000

Recompensa 1.000.000
Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 24/02/2012

Datos de Personaje
Armas/Items:

MensajeTema: Re: [PROLOGO] ¡La gran ciudad!   Dom Mar 04, 2012 10:34 am

¿Matar al objetivo? Nunca antes había hecho tal cosa, nuestra misión era espiar no matar… ¿Me vería capaz de hacerlo cuando llegase el momento? El tema terminó con la frase y Elfie tuvo que ir a prepararse, lo ejecutarían esa misma tarde. No supe que decir después de que ella se fuera y me quedé pensativo en el sofá, por suerte Erdua si supo distraerme y tranquilizarme, por lo que me mando a hacer algunos recado en el almacén de la trastienda mientras ella atendía los clientes.

Al medio día me puse a tomar una siesta después de comer, mi forma de prepararme era esa: Durmiendo. Así no me estaría comiendo la cabeza justo antes de empezar la misión. Me despertaron a las cinco de la tarde, no faltaría mucho para que todo empezara y ahora si tenía que tenerlo todo listo, así que fui a por las maletas que tenía al lado de la cama y me puse a buscar los guantes. Mientras me los ponía y de paso me cambiaba de ropa, poniéndome una más formal recordé que esa sería la primera vez que utilizaría los guantes flameados ante un enemigo real y no un tronco ni paja.

Cuando estuve totalmente listo subí hasta el tejado de la tienda y con cuidado pase por los tejados de las casas unifamiliares por tal de acortar camino hacia los suburbios. Al principio me costó hacer el arte del parkour, debido a la gran cantidad de edificios grandes que había pero cada vez que me acercaba a los suburbios empezaron a salir más edificios unifamiliares y de cada vez una calidad más baja. Finalmente pude llegar a los suburbios y desde lo alto de un edificio me puse a buscar mi objetivo, no me fue difícil encontrarlo ya que sus actos en los suburbios eran conocidos y su ubicación casi lógica.

Cuando por fin lo encontré me puse a seguirlo con la máxima prudencia posible para que no fuera pillado, estaba acostumbrado al sigilo y al principio todo fue bien, el tipo solía dar vueltas por los parques abandonados e intentando ligar con jovencitas aprovechándose del temor que provocaba en los suburbios. Y fue precisamente entonces cuando las cosas empezaron a ir mal.
Él estaba conversando con una chica joven y rubia delante de un edificio bastante antiguo, la chica parecía sonriente por lo que me puse en duda de que trabajase en el noble arte del amor por el dinero entonces la chica levantó el brazo y riéndose me miro. Intenté esconderme rápidamente pero fui demasiado lento y el hombre al verme empezó a correr. No tuve otra opción que seguirle, no podía permitir que huyese y se lo comunicara a todos sus compañeros con los que tenía el plan.

Finalmente cansado de las alturas caí al suelo, con un golpe que me dejara el pie derecho algo adolorido, y empecé a correrlo rápidamente. El hombre al ver que no me costaba mucho atraparlo decidió entrar dentro de un largo edificio cercano llena de apartamentos, cuando entré yo parecía que había desaparecido. Anduve despacio por la avenida de apartamentos y justo al pasar por la tercera puerta esta se abrió.

Dentro vi que se encontraba un hombre trajeado de negro con un rifle francotirador en la ventana, nos quedamos mirando unos segundos y tuve que salir corriendo cuando cogió una pistola que tenía al lado. ¿Quién era ese mal nacido? Mientras continuaba corriendo vi que en la pared había huellas de sangre y cuando doble la avenida de edificios me encontré al hombre fallecido.

ıllıllı Pirates~Age ıllıllı

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
akaso
Pirata
Pirata
avatar

Muy bueno

Berries 3000

Recompensa 1.000.000
Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 24/02/2012

Datos de Personaje
Armas/Items:

MensajeTema: Re: [PROLOGO] ¡La gran ciudad!   Dom Mar 04, 2012 11:03 am

Arti, el viejo y gordo mafioso que atemorizaba los suburbios y que tenía planeado un plan terrorista ahora se encontraba fusilado a balazos y en el suelo boca abajo, ¿Qué había ocurrido aquí? ¡Habría sido ese hombre de negro del apartamento seguro! Pero no tuvo tiempo material para hacerlo, me lo hubiera encontrado de vuelta a su casa. Igualmente al ver este crimen y sentir como la gente empezaba a acercarse al cadáver asustados me aleje y me fui en dirección opuesta. Si el hombre trajeado hubiera hecho esto tenía que ir a su apartamento, pero justo al llegar a la puerta y abrirla suavemente, preparado por si el hombre estaba en el mismo plan que antes, vi que no había nada allí, ni muebles, ni armas ni el tipo.

La situación me provocaba dolores de cabeza así que decidí ir a hablar con Elfie, en su zona de los suburbios, normalmente sería difícil encontrar a alguien que se dedica al mundo del sigilo pero yo la conocía y sabría en que lugares se podría esconder y encontrarla. Fui a la zona noroeste de los suburbios, allí debía encontrarse ella pero tras una larga hora buscándola no la encontré, supuse que había realizado la misión con éxito y estaría en su casa así que me fui algo nervioso aún hacia la tienda de la tía Erdua.

Durante el camino pensé en la moralidad y la identidad de aquel individuo que hubiese hecho el crimen, ¿la muerte del mafioso no era algo bueno? Podía haberlo matado alguien con el que tuviera asuntos pendientes o uno de aquellos a los que atemorizaba que cogió valor. Como mínimo no tuve que hacerlo yo y me hubiera visto en un buen aprieto si hubiese sido así, tras un paseo despacio por la ciudad llegué por fin a la tienda, cuando la abrí me fije que estaba a oscuras y con solo una luz en la trastienda. Me acerqué hacia allí temeroso por lo que podría encontrarme.
Y lo que me encontré fue triste, muy triste, estaba Elfie en el sofá muy mal herida y Erdua intentándola sanar con los bienes que ella tenía. Velozmente y preocupado me acerqué a ellas y no dude en preguntar que estaba ocurriendo allí.

- Todo ha ido muy rápido… Estaba aquí aburriéndome por no tener clientes cuando de pronto apareció Elfie, malherida, y desplomándose en la entrada de la tienda. Lo único que me ha conseguido decir es que su objetivo huyo y tuvo que seguirlo.

Me comunico Erdua mientras sacaba unas vendas, que extraño que a ella también se la escapara el objetivo, normalmente no teníamos problemas en ocultar nuestra presencia, ¿qué estaría ocurriendo? Esta misión me olía cada vez peor, como a mierda de perro. No supe que hacer más que quedarme callado al lado de ella viendo como la trataban hasta que de pronto abrió los ojos y me miro.

- Tienes…Que….Ir…Al… Almacén…13….de los… muelles…Por favor…

No entendí el porque de esas palabras pero seguro que tendrían algo que ver con el maldito capullo que le izo daño, seguramente el mismo objetivo que vigilaba, y la verdad es que se las vería conmigo. Cabreado me fui de la tienda y salí corriendo hasta los muelles, después de todo esto tendré unas palabritas con el capitán pensé.

ıllıllı Pirates~Age ıllıllı

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
akaso
Pirata
Pirata
avatar

Muy bueno

Berries 3000

Recompensa 1.000.000
Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 24/02/2012

Datos de Personaje
Armas/Items:

MensajeTema: Re: [PROLOGO] ¡La gran ciudad!   Dom Mar 04, 2012 12:11 pm

De camino a los muelles empezó a llover, la gente que hasta entonces andaba distraída en sus asuntos empezó a correr y a refugiarse en las casas para no mojarse, en cambio yo continuaba a mi ritmo olvidándome de la lluvia y con solo rabia en la cabeza. Al llegar el olor de pescado y agua salada me irrito la nariz, ya estaba cerca de aquel lugar que me había dicho y solo quedaba ver lo que había dentro del almacén.

Pasando la larga zona de embarcaciones finalmente llegué a los almacenes, no había nadie allí, ni una sola alma trabajando así que mis pasos solitarios pisando charcos de agua sonaban con fuerza a mí alrededor y finalmente llegué al almacén trece. ¿Ahora qué? Pensé mientras me mojaba delante las puertas gigantes y cerradas del lugar. Estuve buscando alguna puerta trasera pero al ser un almacén conectado con el mar solo se podía entrar por las puertas principales o por el agua. Lo único que pude utilizar de entrada fue una ventana algo baja que conectaba con el segundo piso del lugar.

Rompiéndola entré dentro del edificio, este estaba oscuro por dentro, el mal tiempo y las nubes no ayudaban, así que tuve que ir con cuidado para no tropezarme con algunos materiales de fábrica. Al principio el lugar parecía totalmente abandonado pero de pronto en aquel oscuro paraje escuche unas voces hablando del piso inferior, no dude en asomarme a la barandilla para ver que quienes estaban dentro del almacen también.

Primero me costó identificar las oscuras sombras que estaban hablando en el suelo pero después de exprimirme bien los sesos y los ojos logré identificar la apariencia de los dos hombres, el primero era un larguirucho hombre joven de nariz triangular y ropa hortera, creo que en el bolsillo llevaba una potente pistola, y el otro… Un hombre corpulento con una capa y una ropa reglamentaria… Era el capitán de la marina. ¡¿Qué haría en un sitio como este?! Sorprendido intenté tomar el hilo de la conversación que estaban teniendo ya que los dos estaban o parecían bastante tranquilos.

- Tienes razón había una chica siguiéndome todo el rato, ¿fue una de tus espías? Me hace gracia que te auto sabotees kekeke

¿Auto sabotaje? ¿Una chica? No sería… ¿Pero porque el capitán de la Marina tendría que hacer tal cosa? No tiene sentido que nos enviara a vigilarles si todo esto fue un engaño… Pero si todo esto fue una estratagema suya ¿El era bueno o malo? Me empezaba a doler otra vez la cabeza y bastante más que antes.

- No me autosaboteo, todo eso estaba dentro del plan, alguien tenía que ver la muerte de tu compañero y la marina dentro de poco encontrara un papel en el cadaver diciendo que han cambiado el lugar de la bomba, asi no estarán molestando en la zona de la bomba verdadera jaja Que por cierto… ¿Te encargaste de ella, no?

-Si kekeke Le di una buena paliza cuando vi que me seguía hasta aquí, ya esta muerta seguramente keke

-Si no es así te mataré que lo sepas.

Mi cabeza estaba a punto de explotar, finalmente el capitán era malo y quería hacer ese atentado terrorista, pero aún no sabía ni el por qué, a que se debería tal acto malvado… Lo mejor que podía hacer ahora era informar a la marina para que arrestaran al capitán pero justo cuando me levanté resbale con el agua que goteaba del techo y caí torpemente a la planta de abajo.

Por suerte una serie de sacos mal repartidos evitaron que mi caída fuera fatídica pero aún quedaba lo peor, el capitán y su socio me pillaron y boquiabiertos se acercaron a mí. El capitán mosqueado por mi presencia no dudo en gritar: ¡Mátalo! Definitivamente no debía de haber aceptado esta misión.

ıllıllı Pirates~Age ıllıllı

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
akaso
Pirata
Pirata
avatar

Muy bueno

Berries 3000

Recompensa 1.000.000
Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 24/02/2012

Datos de Personaje
Armas/Items:

MensajeTema: Re: [PROLOGO] ¡La gran ciudad!   Dom Mar 04, 2012 12:49 pm

El larguirucho hombre sacó rápidamente su pistola así que sin tener tiempo de despejarme salté rápidamente hacia la derecha por tal de esquivar el disparo que efectuaba, la situación era bastante tensa y mientras que yo y el mafioso parecíamos estar concentrados el capitán se relajo mientras sacaba un puro para fumárselo.

-Confió en que lo mates lo antes posible y nos vayamos de aquí sin sospechas, por cierto Hola Akaso JAJAJAJA

Mientras se partía el culo él solo aproveche para acercarme rápidamente al mafioso y golpearlo con la derecha pero viéndome las intenciones me golpeo con la arma y agarrándome por la espalda me lanzó lejos. Era más fuerte de lo que parecía en un principio asi que debía estar bien concentrado para vencerle.

Cuando me apuntó otra vez con el arma vi que era el momento de atacar, debía ser muy cuidadoso ya que me enfrentaba con un tipo que podía volarme la cabeza de un gatillazo así que empecé a correr contra él esperando a que disparara para moverme, el plan salió bien y conseguí darle un buen golpe en la barriga y después en la cara, pero él no era precisamente un novato y sin dar uso de su pistola me dio unas fuertes patadas en la barriga, tal que me hicieron escupir sangre.

Aguantando el tipo le devolví los golpes tan rápido como pude, pero eso era un tu a tu muy equilibrado, por lo que al poco tiempo parecíamos agotados, allí apareció mi debilidad, al no estar acostumbrado a combatir no pude evitar atrasarme para tomar algo de aire. ¡Qué gran fallo! El hombre no dudo en dispararme en la pierna en ese momento.

Mi grito fue de puro dolor al sentir a esa potente bala pasar por mi pierna y salir de esta pasando por el musculo, mis manos fueron a la sangre que me empezaba a salir y tuve que estirarme para aguantar el dolor. El mafioso empezó a reírse con su risa rara mientras se acercaba a mí sonriente por el daño ocasionado.

-Muchacho eres muy joven aún para saber lo sucia que puede llegar a ser una batalla, a la próxima aprenderás…KEKEKE ¿Qué próxima? No habrá próxima lo siento.

Dicho esto me puso la pistola en la frente con el gatillo preparado para dispararme, unos milisegundos mas y hubiera muerto pero tuve el aguante de golpearle fuertemente con la izquierda y tirándolo hacia atrás. Por acto reflejo él había apretado el gatillo que me pasó cerca de la oreja, que susto pasé en ese momento.

Me levanté con dolor aún, no podría moverme bien, eso tenía que terminar rápidamente y no me quedaba más que probar mis técnicas, así que saque rápidamente un mechero del bolsillo y me encendí los guantes. El mafioso desorientado se sorprendió de que hiciera tal locura y más viéndome a mí con una sonrisa que mala suerte que no supiese lo que estaba tramando en ese momento.

- ¡Este golpe va por ti Elfie! ¡Gancho ardiente volador!

Mientras el mafioso aún se levantaba por el golpe, me acerque rápidamente a él, aún con el dolor de pierna, y le di un fuerte gancho en la mandíbula del pobre hombre que salió disparado unos metros hacia atrás, con todo el cuello quemado e inconsciente. Por fin lo había vencido, había vengado a Elfie y ahora todo estaba arreglado, ¿Por qué sería que me olvidaba de algo? Cansado me apoye en el suelo de rodillas y una siniestra figura se puso delante de mi.

-¿Crees que esto a terminado? Ahora viene lo bueno JA JA JA

ıllıllı Pirates~Age ıllıllı

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
akaso
Pirata
Pirata
avatar

Muy bueno

Berries 3000

Recompensa 1.000.000
Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 24/02/2012

Datos de Personaje
Armas/Items:

MensajeTema: Re: [PROLOGO] ¡La gran ciudad!   Dom Mar 04, 2012 1:38 pm

Sin dudarlo me agarró del cuello y con una fuerza nunca vista antes me lanzó hacia la pared de la pared, el golpe fue tan duro que sentí crujir todo mi cuerpo y casi caer inconsciente pero conseguí aguantar el tipo y volverme a levantar. ¿Cómo podría vencer a un capitán de la marina? Era imposible que hiciera eso… Pero tampoco podía quedarme de brazos cruzados mientras él me mataba o me torturaba de una lenta forma.

Con mi instinto de supervivencia conseguí poner mi cuerpo en movimientos y mis guantes flameados ya habían apuntado a su objetivo, tenía que vencerlo, no podía morirme recién empezada mi aventura, ¡En los libros nunca pasa eso! Cuando estuve cerca de él le di un fuerte golpe en el torso, o esa era la intención porque el capitán lo paró sin problemas y me devolvió el golpe. Nunca había sentido tanto dolor y el capitán aprovecho esta debilidad mía.

-Quien juega con fuego termina quemándose

Me cogió otra vez con una mano y con el puro que tenía en la otra mano me quemo toda la frente, decididamente esa sería mi tumba, pero aún no el capitán quería torturarme y así lo hizo durante unos minutos. Golpeándome con una fuerza y velocidad inauditas que habrían matado a cualquiera pero que mi cuerpo del solo deseo de vivir continuaba levantándose una y otra vez.

Cuando yo intentaba golpearle siempre terminaba mal, estaba demasiado machacado para hacerle un golpe digno así que él me lo bloqueaba fácilmente y me devolvía lo que quería hacer yo, en esos momento me sentí como una completa mierda por no poder hacer nada, finalmente se cansó de jugar conmigo así que me lanzó fuertemente en dirección a su compañero caído y se saco un puñal del zapato.

-Pensé que serías más divertido jaja

Ahora sí que mi cuerpo estaba totalmente agotado, no podía levantarse ni huir, por cada paso que daba el marine la muerte se acercaba y mi cuerpo adquirió el miedo y lo puso en mi cabeza, quería salir de ese sitio, volver con mi madre, pero la cosa no iba así. Un rayo de esperanza apareció al ver la pistola y con la mano que aún me respondía la cogí temblorosamente. Le apunté rabiosamente.

-¿Crees que una pistola así puede dañarme?

El señor tenía razón, su increíble cuerpo repelería la bala fácilmente… Ya no me quedaban esperanzas, ni mi mano conseguía levantar lo suficiente la pistola por tal de apuntarle a la cabeza. Con un último gesto al tenerlo a no más de dos metros intenté levantar la pistola para apuntarle a la cabeza, mi dedo se puso en el gatillo y… ¡BANG!

El capitán siguió con la misma sonrisa, pero no se movió, nunca más lo haría, y se cayó ensangrentado al suelo. Una bala le había travesado la frente pero… Yo no había conseguido disparar. Mire mi arma, no había sido disparada, pero entonces ¿Quién había sido? Miré a los lados en busca del que hizo esto y aunque fue por unas milésimas de segundos: Lo vi.

Era un hombre trajeado de negro… El mismo del apartamento, le había perforado con el mismo rifle francotirador desde la segunda planta del almacén. ¿Me había salvado? No lo sé, solo sé que mato al capitán y desapareció mientras hablaba por el caracol. Con un arduo trabajo conseguí levantarme del suelo y observé la escena detalladamente.

El mafioso desnucado en el suelo, creo que sin querer lo maté, y el capitán de la marina manchando todo el suelo de sangre y boca abajo. Pero esos dos hombres… ¿Se merecían la muerte? Hicieron algo malo, pero creo que la muerte los libero de sus pecados. Después me miré la pistola, aunque no me hubiera servido de nada era el símbolo de mi supervivencia y además estaba manchada de la sangre que salpico de la muerte del marine.

Ante el ambiente lluvioso que había tocaba irme a casa, estaba agotado y muy mal herido, hasta los guantes se había apagado, así que con dolor me acerqué pausadamente hacia la gran puerta metálica del almacén y la abrí.
El sonido de la recarga de armas me alarmo, allí fuera se encontraban una veintena de soldados con cara de pocos amigos y apuntándome. Intenté negar la evidencia con las manos al aire pero el hecho de que en mi mano tuviera una pistola ensangrentada no ayudo…

- ¡Ha matado al capitán! ¡Acabad con él!

Dijo uno de ellos que parecía ser el teniente, no pude evitar correr en dirección contraria, ¡no quería morir! Pero los marines seguían en la posición de apuntarme y no dudaron en dispararon. Escuche muchos disparos, creo que uno o dos me dieron en el brazo, pero antes de desvanecerme caí al mar. Chof. Todo oscuro.



Todo blanco. Todo Borroso. ¿Dónde estaba? Muerto tal vez, era lo más lógico debido a la situación, ahogado en el mar de la metrópolis que hace unos años me acogió, algo irónico sería la verdad, pero no. Me encontraba en una habitación familiar, ¿Era mi casa? No. Era la casa de Erdua y allí estaba llorando ella.

Al verme abrir los ojos me volvió a abrazar, como aquella primera vez que llegué, sentí como si me lo hubiera hecho mi propia madre ese abrazo. Sentía todo mi cuerpo como quemando, lo tenía todo vendado, y después de ese abrazo creo que me volví a desmayar. Después fui recuperándome poco a poco en casa de Erdua, creo que pasaron unas tres semanas y hasta las dos semanas no fue capaz de decirme del fallecimiento de Elfie. No merecía morir por intentar vivir. Esa noticia fue la que izo estar una semana más, fue algo impactante y que necesitaba asimilar del todo.

Finalmente estuve totalmente recuperado y la tía Erdua me acompaño hasta mi embarcación, aún me buscaban, y hasta me dijo que podía ser que yo estuviese en los carteles por mis “acciones”…Se ve que a parte de ser acusado por matar al capitán también dijeron que estaba con los terroristas... No podía hacer más que salir de esa isla lo antes posible, tampoco quería peligrar a Erdua así que después de una pequeña despedida me fui por siempre de esa metrópolis. Por fin empezaría mi aventura, pero no como un aventurero sino como un pirata.

Spoiler:
 

ıllıllı Pirates~Age ıllıllı

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: [PROLOGO] ¡La gran ciudad!   

Volver arriba Ir abajo
 
[PROLOGO] ¡La gran ciudad!
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» invasion:kong (prologo)
» campeonato de saltos b.a.s.e. desde el gran hotel bali en benidorm
» mi gran amor
» ***Tikal Ciudad Mistica***
» LA CIUDAD DE LA NIEBLA, de Pío Baroja

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
...::Pirates~Age::... :: Mares Blue :: East Blue :: Villa Shimotsuki-
Cambiar a: