Foro dedicado a la obra de Eiichirō Oda.
 
ÍndiceCalendarioBuscarFAQPortalMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Bienvenidos A Pirate Legend's, ya en funcionamiento
Leer las Reglas, Muy Importante¡Click Aqui!
Crea tu ficha Click Aqui
Revisa las akumas disponibles¡Click Aqui!
Censo del foro ~Click Aqui~
Registro de personajes ~Click Aqui~
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Temas similares
Últimos temas
» registro de personaje
Mar Ago 05, 2014 9:26 am por nami_16

» hola
Mar Ago 05, 2014 9:18 am por nami_16

» Wolf's Fantasy
Dom Abr 14, 2013 7:59 am por Safira98

» Bienvenidos a Todos
Sáb Abr 13, 2013 4:11 pm por Safira98

» Registro de personajes
Sáb Mar 30, 2013 12:28 pm por Kenner

» Listado de Akumas Ocupadas
Sáb Mar 30, 2013 12:25 pm por Kenner

» La Muerte del Cuervo
Lun Dic 31, 2012 4:34 pm por Juvia Lockser

» El primer movimiento
Sáb Dic 29, 2012 7:57 pm por Lyon Vastia

» Reuniendo seguidores
Sáb Dic 29, 2012 7:46 pm por Narrador

Compañeros
Pirate-Legens Shinobi Sensu One Piece Shin Sekai Pirate-Legens NarutoRolAvence Real Shippuden Rol One Piece Revolution
Para Reactivacion
Sáb Sep 08, 2012 12:39 am por Kenner
Aqui se debera llenar para reactivar las cuentas que estan inactivas ya que si no hizo el censo o que esta volviendo al foro a jugar.

Por a ver caido en inactividad, todos sus items personales fueron retirados armas y objetos que se hallan creado y comprado por el usuario.
Tambien se a liberado la akuma en caso que tuviera una debido a su ausencia o estado inactivo

Este formulario se debe …

Comentarios: 10

Comparte | 
 

 La condena a los blues

Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Kenner
Capitan Pirata
Capitan Pirata
avatar

Profesión : Pies/Analista

Muy bueno

Berries 34000

Recompensa 42.000.000
Mensajes : 398
Fecha de inscripción : 22/06/2012

Datos de Personaje
Armas/Items:

MensajeTema: La condena a los blues   Miér Ago 15, 2012 5:27 pm

Qué bien mi padre me había condenado a vivir en los blues todo por mi falta de cuidado mierda que esa falta no importaba joder yo era hijo de un vice-almirante nadie se atrevía ha hablar mal mío ni los de este maldito navío tenían coraje de hacerlo, había sido criado y enseñado para ser un maldito alto mando este barco viajaba tranquilamente por el mar mientras yo en mi camarín estaba echado para arriba escribiendo en mi diario y en mis futuros libros a decir verdad fue por unos de los malditos motivos que no me negué mucho a venir, era porque podría terminar mis estudios jodidos estudios para que me los propuse me encontraba ahora mismo como sentado en una silla con los pies arriba del banco, las botas mas bien y escribiendo tome primero el libro de akumas donde anotaría todas las que me encontrara en el camino, así que empecé por la primera claro la mía la de quien más me dije, así que tome el lápiz bolígrafo lo que tenía allí a mano y empecé a llenar los datos que yo mismo había creado, mi maldito padre me dio la akuma de lava interesante, quizás algo súper mega fuerte o quizás una mierda que me dejaba flácido, ya lo descubriría de todas formas.

Decidí resignarme y empezar….. Usuario.. quien mas yo Kenner Kuran… akuma maguma maguma no mi por supuesto pensé…. Ais cuestión difícil manejo mire para todos lados estaba yo solo así que perfecto una sonrisa malvada estaba en mi rostro que felicidad, características volverme lava bueno si es eso, termine que fácil me dije a mi mismo no tengo más nada que hacer bestiario no hay bicho raro aquí así que me eche para atrás en la silla, dejándola con dos patas en el aire mientras ponía mis manos en mi espalda y me dormí fue inevitable, volví a soñar que era un almirante y despedía a todos los que me mandaron a este maldito viaje lindo sueño pero fui interrumpido por un guardia en la puerta que gritaba

-Señor Kuran llegamos al puerto, están todos los oficiales saliendo, ya embarcamos en shelltown señor

Escuche aquello y lo ignore totalmente solo saque los pies de arriba del escritorio suspirando y mirando alrededor no había nada tirado lo bueno de ser uno solo y hombre no sacas nada no tiras nada muy útil así que deje de sentir el movimiento del barco para empezar a escuchar el movimiento de la gente contenta bajando la mayoría eran que volvían de marineford a estar con sus familias y a mí me expulsaron de allá por insubordinación mierda, y todavía le debo aquel golpe al maldito capitán, que se burlo en mi cara ya lo vería y ahora seria con lava de brindis, tome mis libros y los guarde en la mochila, busque mi amada chaqueta roja sin ella no salía a lugar alguno así que me la puse extendiéndola y colocándomela rápidamente ella es abierta delante no se cierra también tome mi funda de guitarra donde guardaba algo especial, me las puse ambas a mi espaldas, cuando Salí al corredor finalmente ya casi no se escuchaba el murmullo de la gente parece que todos ya habían desembarcado solo quedaban los miembros de la tripulación que me saludaron algunos de manera simples otros con reverencias y así se tomaron su trabajo, yo continúe andando por el pasillo.

Hasta la salida el sol apenas salía pero ya relucía que me cegó momentáneamente debí llevar mi mano a los ojos para cubrirme no había salido de mi camarín desde que zarpamos ni para comer, me lo llevaron allí así que normal que mis ojos no se acostumbren al sol tan rápido, subí despacio escalón por escalón, hasta queda arriba en el navío, un aire soplaba y movía mis cabellos olor a puerto, y uno de tercera para empeorar, suspire caminando hacia la tabla para salir aun quedaba un novato allí esperando mi salida parecía que era el ultimo joder, pero no me molestaba siempre lo era mismo, donde estaría mi recibida flores, gente gritando mierda esto de ser exiliado no era nada bonito a decir verdad
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Erika Lambed

avatar

Profesión : Luchadora/Navegante

Muy bueno

Berries 3000

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 14/08/2012
Edad : 24

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Miér Ago 15, 2012 6:17 pm

Nada mas empezar el día , algo le avisaba de que iba a ser un día realmente espantoso, ella estaba plácidamente tumbada en su cama, como siempre dormida con solo un fino camisón de color rosa palo y sin ropa interior, la comodidad lo primero, las sabanas estaban en sus pies enrolladas y ella abrazaba como si nada un oso de peluche color café con el morro y la panza color crema, la joven parecía un autentico ángel mas algo rompió su sueño, un rayo de sol en toda su cara, como siempre se había quedado dormida mirando el cielo nocturno y ahora el haber dejado la cortina abierta le molestaba, entreabrió sus ojos color azul rey y los cerró al instante maldiciendo todo lo maldecirle en mundo, casi se queda ciega con la claridad, suspiro incorporándose y estirándose levemente se levantó de la cama frotando sus ojos, se quito el camisón, quedando desnuda , tomo su toalla y fue a ducharse para comenzar un día que no empezaba nada bien, mas cuando noto el agua caliente en su cuerpo pensó que a lo mejor podía mejorar algo, pero cuando salió al cabo de un rato con una toalla en el cuerpo y otra en la cabeza, y escuchó la puerta suspiró, la abrió mirando al marine sonrojado mientras ella seguía secándose el pelo, entonces sus males se confirmaron...

-S-señorita Lambed, su padre quiere que se prepare para recibir al joven Kenner Kuran, ha sido destinado aquí y espera lo reciba junto a el

Y su cara se volvió un poema, y no uno de amor precisamente, cerró la puerta en la cara del marine mientras se sentaba en la cama con los ojos bien abiertos y una clara expresión de mi mayor pesadilla se acerca, enfadada abrió el cajón y comenzó a vestirse, se coloco su uniforme de siempre, si se creía que iba a aparecer con sus mejores galas estaba equivocado, su falda y camisa blanca con detalles en azul marino con medias blancas, y lista, se acercó al espejo y tras peinar su cabello se coloco los dos listones rojos, estaba preparada, suspiró levemente y salió de su habitación, caminando por los pasillos de aquel lugar con la mirada chispeante, todos a su paso se alejaban, sabían que no estaba de humor y que decirle lo mas mínimo generaría una explosión, y nunca mejor dicho, así que cuando llegó al lado de su padre este negó levemente, esperaba su hija se hubiera arreglado o algo, pero ella no pensaba hacer eso por alguien como Kenner Kuran, no mientras siguiera cuerda, a paso tranquilo y relajado se acerco hacía donde estaba él, todos los marines de allí miraban a la conocida diosa de la discordia, hija del querido Golbert Lambed, mas los que estaban a costumbrado a su fingida dulzura se paralizaron al ver la mirada sería y fría que la joven de ondulantes cabellos dorados le mandaba al joven de cabello alvino que tenía delante.

-Bienvenido de nuevo, Kenner Kuran, aun que esta vez según me he enterado no es precisamente una visita de cortesía...

Oh si, aun recordaba la de cosas que aquel chico le había echo cuando era pequeña, todas las maldades que el había echo, todas las veces que la había fastidiado , chinchado, molestado, llamado débil, o niñata, infravalorando todo lo que había echo en su vida, todas las tardes entrenando , luchando, peleando, sangrando, llorando, las ganas que había tenido de rendirse pero no lo hacía, solo por una cosa, un pensamiento que tenia siempre en su mente, hacer que aquel chico egocéntrico y sarcástico se tragara sus y ahora lo tenía delante, no podía negar que los años le habían sentado bien, pero claro, eso nunca lo reconocería en voz alta, ella tampoco era ya una cría, a sus dieciocho años era ya toda una mujer, y el todo un hombre de ondeante chaqueta roja, su padre rió levemente al ver la situación y con voz calmada y serena dijo.

-Me alegra de verte Kenner, lastima que haya sido en esta situación, pero tranquilo, estarás en la misma tripulación que mi hija Erika, así que no te sentirás tan solo y tan mal

¿Espera, que?, ¿había escuchado bien o sus oídos la engañaban?, la joven de cabellera dorada rezaba por que fuera lo segundo, la idea de acabar en la misma tripulación que el le horrorizaba, y era una idea que no le agradaba en absoluto, en sus ojos azul oscuro se veía el ruego hacía su padre el cual a través de sus gafas de sol le devolvía la mirada negando levemente en señal de que no podía cambiar nada y que así sería, por mucho que ella se quejara o se negaba, ella suspiro derrotada, ahí estaba la razón de su mal presentimiento al comenzar el día, aun que si estaba en la misma tripulación que Kenner Kuran, sabia que cada día, sería peor que el anterior
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kenner
Capitan Pirata
Capitan Pirata
avatar

Profesión : Pies/Analista

Muy bueno

Berries 34000

Recompensa 42.000.000
Mensajes : 398
Fecha de inscripción : 22/06/2012

Datos de Personaje
Armas/Items:

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Miér Ago 15, 2012 7:00 pm

Suspire arreglándome el cabello aun no era capaz de distinguir aquellos colores bien mierda como me había hecho mal estar tanto tiempo lejos del sol pestañe unas cuantas veces para normalizar la visión de una vez por todas el marine me miro y hizo señal militar yo no se la devolví y puse una de mis botas en la tabla levantando la mirada y me detuve unos segundos el viejo lambed me había venid o a recibir mierda mierda repitia en mi mente mi padre me las pagaría todavía de exiliarme como un perro, me había puesto un guardián para cuidarme y nada más que él podía ser otro cualquiera pero ya estaba hecho no hice señal de nada ni de sorpresa ni de asco continúe caminando después de esta pausa y observe a la joven a su lado, era muy linda a decir verdad seria su teniente o mi teniente quien sabe el viejo no es tan malo y me deja una rubia linda a mis órdenes sería algo súper demás pensé con una sonrisa llevándome la mano al cabello de forma directa sacudiendo mi cabello blanco desarreglándolo un poco hasta pararme delante de él, esperaba su saludo pero la chica hablo primero, la marine hablo primero así que la mire algo en sus ojos me era familiar pero no me daba cuenta que

-Bienvenido de nuevo, Kenner Kuran, aun que esta vez según me he enterado no es precisamente una visita de cortesía...


De nuevo, que de nuevo pensé pero si yo nunca estuve aquí me dije a mi mismo, espera un segundo, no no podía serlo ella Erika la misma enanita llorona de siempre, bueno su uniforme era de una marina normal aunque un poco más elegante de lo normal, ese humor con el que me hablo me sugería que era ella, pero seguía con la esperanza de que fuera una novata que me obedecería, mi subordinado aunque el final me hizo levantar una ceja le sonríe delante del viejo

-Así es me asignaron a este Cuartel, espero que hagamos alguna vigilancia juntos

Le sonreí a la joven mismo teniendo aquella cara de pocos amigos enseguida el viejo me hablo y me volví a mirarlo nuevamente ignorando totalmente a la joven a su lado

-Me alegra de verte Kenner, lástima que haya sido en esta situación, pero tranquilo, estarás en la misma tripulación que mi hija Erika, así que no te sentirás tan solo y tan mal

Hija hija pensé a la mocosa llorona la que se parecía mucho con esa niña que la mire de reojo pero cuando vi su expresión de por favor no hagas esto papa con sus ojos quede a no no pensé para mí nunca jamás ella en mi tripulación lo que me faltaba encima de un guardián ahora tendría un collar una gruñona diciendo que hacer, voltee para mirar el navío un barco de lujo que partiría dentro de unos días a Marineford de nuevo mire el barco y me dio rabia mucha rabia mi padre maldita sea me había jodido me había mandado al exilio con un collar todavía era peor que un perro, me tendría vigilado hasta cuando durmiera me las pagaría a si me las pagaría y muy caro mire de nuevo a la chica y hice cara de sorprendido

-Erika tanto tiempo, sabes que ni te reconocí, has cambiado mucho en estos años lejos de marineford

Volví a mirar el viejo mientras me ponía serio y sacaba mi mano de mi cabeza para empezar a caminar a su lado observaba la fortaleza era un, de tercera los guardias hasta parecían gordos inservibles, joder esto era un castigo no valía nunca me dijeron que serian tan inservibles empezamos a caminar los tres ella su padre y yo lo más lejos posible de aquella gruñona que empezaría a gritarme en cuanto pudiese y había tenido un viaje agradable y haría cuestión de que lo supieran

-No sé que mi padre, preparo para mí pero el viaje fue muy tranquilo no hubo casi problemas, por cierto muy linda la base

Los marines nos saludaban mientras avanzábamos entre ellos que se abrían paso más bien por el viejo en el medio que imponía mucho respeto en aquel lugar continuamos andando mientras le comentaba esto


-Después me mostraría, donde será mi dormitorio es que ando con unos proyectos mi padre le debe a ver contado y preciso ponerme a escribir un poco


En vez en cuando miraba por detrás del viejo a la joven Erika a ver que reacción tendría, si ella sería mi collar vigía no se la dejaría barato y peor que ella lo sabia así que habría cambiado o seguiría siendo la metida a dulce de siempre cuantas veces tuve que golpear por su culpa a marines idiotas que se sentían usados por ella ingenuos como siempre de repente nos detuvimos frente a la entrada del cuartel de la marina, interesante a ver como seria este cuartel por dentro mi nuevo hogar donde había sido exiliado
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Erika Lambed

avatar

Profesión : Luchadora/Navegante

Muy bueno

Berries 3000

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 14/08/2012
Edad : 24

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Jue Ago 16, 2012 9:42 am

El primer pensamiento que se le vino a la joven a la cabeza era, ¿le reconocería? habían pasado ya muchos años y ambos habían cambiado bastante, física y mentalmente hablando claro estaba, por que los duros entrenamientos a los que había sido sometida tras la marcha del joven al decirle a su padre que quería ser marine habían cambiado en algo su carácter, ya no se dedicaba a jugar con las personas y a causar problemas, digamos que ahora estaba mucho mas pacifica, aun que sabía que por mucho que se lo dijera a Kenner el nunca la creería, por que él era, así, sarcástico en exceso, egolatra en exceso, guapo en exce....y too en exceso, si, aun que le costara admitir que no estaba nada mal, era ÉL, el enemigo número uno de toda su vida, él que la impulsó hacerse marine con sus comentarios ofensivos hacía ella, y no, después de todo aquello era imposible que no la reconociera...

-Así es me asignaron a este Cuartel, espero que hagamos alguna vigilancia juntos


Y por esa frase se dio cuenta de que no, no la había reconocido en absoluto o no diría esa frase de forma tan tranquila y animada, por favor ella había sido la tortura del mientras había estado en ese cuartel, cuando había que hacer una tarea o algo era ella la que le estiraba y le gritaba hasta que la hiciera, también era verdad que él había echo cosas por ella cuando solo era un niña que se dedicaba a engatusar al resto con sus grandes ojos color azul rey y su sonrisa tierna que escondía la peor de las maldades, si, era verdad que él había acbaado mas de una vez golpeando algún marine novato que se pasaba de listo e intentaba aprovecharse de ella, eso si que se lo agradecía también estaba aquel incidente, de solo recordarlo su cuerpo tembló, la joven estaba perdida en sus recuerdos y en su mente, y su padre lo había notado, ni si quiere había tenido en cuenta lo que Kenner le decía, colocó una de sus grandes manos en la cabeza de la joven y la acarició con cariño, ella volvió a la realidad y le sonrió con cariño a su padre, no iba a enfadarse con él, sabía que tenía sus motivos para enviarla junto a Kenner Kuran.

-Me alegra tu viaje fuera cómodo Kenner, ahora vamos, hija vamos acompáñanos y no pienses mas en esas cosas anda...

-Si papa, ya voy, enseguida os sigo id primero vosotros...

El vice-almirante pensó que quizás la llegada de Kenner había dejado un poco trastornada a su hija y necesitaba relajarse, pero estaba totalmente equivocado, no era aquell ni de cerca, era mas bien uno de los marines que habían bajado junto a Kenner lo que le preocupaba, suspiró levemente acercándose a él, el castaño enseguida la reconoció por culpa de ella había acabado peleándose con su hermano menor y llevaban a causa de ellos mas de dos años sin hablarse, el marine tomo a la joven de la solapa del uniforme sin importarle que el vice-almirante y Kenner aun no se hubieran alejado demasiado, la joven rodó los ojos como si nada, y agarrando las manos del dijo.

-Quería disculparme, pero si no me sueltas no sera una disculpa precisamente lo que te lleves, suéltame...

El marine apretó su agarre , era demasiada la furia que sentía hacia la joven y ella lo sabia, no se sentía culpable pero sabía que estaba enfadado con ella, y lo peor es que ni recordaba su nombre, ni el de su hermano, pero eso si, aquel agarre comenzaba a enfadarla y a medida que lo apretaba mas en un burdo intento de hacerle daño, la poca paciencia de la joven explotó, y antes de que diga mas diré, que fue literalmente, con una leve explosión generada por su akuma el joven fue desplazado un par de metros mientras todos los marines se giraban a ver la escena, los marines acostumbrados aquello suspiraron y se llevaron al joven, Erika comenzó a sacudir de polvo su uniforme y se plantó al lado de su padre y de su "amigo".

-Ahora esta todo mucho mejor, y si me permite padre me gustaría ser yo la que le diera el tour

-Claro que si hija, claro que si, ademas me viene muy bien tengo trabajo que hacer, as que os dejo solos, sed buenos...y Erika, ¡no explotes mi cuartel!

Erika se encogió levemente en el sitio por el grito del vice-almirante y suspiró asintiendo con levedad mientras retomaba su camino y con un gesto de su brazo le indicaba a Kenner que la siguiera, quería hablar con el tranquilamente y a solas, así que mientras caminaban por los pasillos y la gente se apartaba ella no decía nada, quería llegar a la que sería la habitación de él y hablar tranquilamente, así que cuando llegó lo primero que hizo fue suspirar, demasiado cerca de la suya para su gusto, pero sabía no tenía nada que hacer.

-Esta es tu habitación y la de ahí al frente la mía, ahora pasemos quiero hablar contigo baka..


Última edición por Erika Lambed el Vie Ago 17, 2012 12:22 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kenner
Capitan Pirata
Capitan Pirata
avatar

Profesión : Pies/Analista

Muy bueno

Berries 34000

Recompensa 42.000.000
Mensajes : 398
Fecha de inscripción : 22/06/2012

Datos de Personaje
Armas/Items:

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Vie Ago 17, 2012 7:46 am

Mientras caminamos nos detuvimos al ver que la joven Erika no nos seguía su padre suspira al ver que ella había sido tomada por su solapa, yo levante una ceja mirándola con una mano en el bolsillo el chico parecía furioso con ella, no puede evitar reírme veo que el pasado la seguía aun, así era cómico ver aquella situación, más bien nostalgia de que fuera perseguida y luego le quisieran pegar, no salía de casa nunca cuando pasaba eso pero ahora parecía distinto pude ver sus cabellos rubios quietos, no corrió atrás de su padre ni vino a que la cuidara simplemente lo encaro, quede pensando divertido le pedirá perdón o se hará la llorona para que su padre le protegiera y terminara despidiendo a ese marine, suspire al ver que no se movía, de reojo mire al viejo que no demostró ningún tipo preocupación así que me volteé de cuerpo completo para mirar el espectáculo, no escuche nada solo un golpe explosivo en el chico.

Levante la otra ceja mirando la actitud agresiva de la niña llorona, luego ella se volteo a mí y se limpio yo aproveche para voltearme y empezar a caminar con su padre quien suspire y se llevo la mano a su rostro mientras caminábamos, Erika nos alcanzo a pasos rápidos y agrego para su padre

-Ahora está todo mucho mejor, y si me permite padre me gustaría ser yo la que le diera el tour

La mire por detrás del padre levantando una ceja ella darme un tour que tenía en mente, que la molestara por todo el cuartel o ya empezar con su plan de tortura mierda, que tenía en mente esta pendeja pensé pero no podía negarme no hará dentro de poco le destruiré esa ilusión como me gustaba con estilo, había pasado diez mil años desde la última vez que nos vimos pero sería divertido, verla de nuevo y deleitarme con sus gritos creo que sentía en falta aquella niña mimada diciendo lo que hacer siempre fue igual y mas que mi madre la amaba como a una hija, ya que ambas eran muy amigas con la perdida de la tía suspire girando los ojos , y enseguida escuche al viejo decir

-Claro que si hija, claro que si, además me viene muy bien tengo trabajo que hacer, as que os dejo solos, sed buenos...y Erika, ¡no explotes mi cuartel!

No pude evitar reírme al escucharlo hablar y decir eso y la reacción de la chica, así que una temperamento explosivo e pensé mientras camine atrás de ella cuando me dio la señal para seguirá hice eso ya que el padre nos dejo y yo no andaba con ganas de pelear allí, los marines nos esquivaban y todo eso al vernos quizás porque ella los mandaría a la mierda si se le paraban a delante mientras caminábamos no pude evitar reírme recordando la situación de hace unos minutos mire a la joven cuando se detuvo delante de una habitación

-Esta es tu habitación y la de ahí al frente la mía, ahora pasemos quiero hablar contigo baka..

La mire levantando una ceja mirando como ella me quería hablar así que la habitación de ella era la de adelante la mire y me reí observando la habitación de adelante y mil y una maldad se me ocurrió que podría hacer con ella para hacerla rabiar cuando quería sonreí y entre primero abriendo la puerta y entre primero sin importarme con ella como siempre lo hacía era una habitación simples, una cama en el lado una ventana a su lado linda vista del mar camine hasta la mitad de la habitación mire para atrás estaba la puerta con la joven y a su lado un ropero muy pulcra la habitación lance la mochila sobre la cama y la funda de la guitarra al lado de la cama y camine hasta la ventana mirando para afuera podía ver las rocas y el mar, también era visible el navio

-Pasaras o te quedaras hay para siempre, pequeña

Sin voltearme coloque las manos en mis bolsillos y seguí perdido en mi pensamiento de marineford de tener que dejar a todas aquellas lindas marines de la base general, suspire cerrando lso ojos y bajando la mirada mientras escuchaba el ruido de la chica

-De que quieres hablar, Pequeña, me gusto lo que vi hace unos minutos, algo es algo no?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Erika Lambed

avatar

Profesión : Luchadora/Navegante

Muy bueno

Berries 3000

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 14/08/2012
Edad : 24

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Vie Ago 17, 2012 3:19 pm

Risas, risas y mas risas, eso era lo único que escuchaba Erika por parte de Kenner, mas y mas risas que comenzaban a taladrar su cerebro, suspiró levemente entrando a la habitación que en cierta forma era muy similar a la suya, a excepción de que le faltaban los cientos de peluches que la joven tenía desperdigados por el cuarto, sin mas dilación la joven cerró la puerta, quitó la maleta del de la cama, echándola a un lado y se sentó tranquilamente mirando al joven que pese a que le incitaba hablar miraba a fuera por la ventana, la joven suspiró rodando los ojos, menudo caso que le hacía sin duda,agachó levemente la mirada , mirando la sabana mientras su mano se movía por el colchón como perdida, ¿cómo decirle todo lo que se había estado guardando por tanto tiempo?, no sabía como abordar el tema, así que se limito a abordarlo de forma directa y sin miedo.

-Sabes que...¿es por tu culpa por lo que soy marine, Kenner?

La joven dejo de clavar su mirada azul rey en la sabana y miró al joven que miraba por la ventana, si, tal como había dicho, la causa de que la joven e volviera marine era nada mas y nada menos que él, a sus escasos tres años había decidido que sería marine como fuera y que le haría tragar sus palabras, y ahora ambos estaban en las mismas, como marines rasos, nadie era mas , ni nadie era menos, aun que ella sabia que con el ego desarrollado de el era imposible decir que eran lo mismo, él siempre acabaría siendo mejor que ella, suspiró levemente y prosiguió a lo suyo.

- Aun que tu te tomaras a broma todas esas cosas que me decidas o que me hacías acabaron afectándome, tanto que decidí no volver a depender de nadie , ni si quiera de mi padre así que deje que el me entrenara...

Se levantó de la cama y comenzó a caminar por la habitación mirándola con mas detenimiento, a diferencia de su habitación que las paredes eran de un rosa pálido las de esta habitación era de un celeste, del color del cielo cuando mas claro estaba para ser exacto, aquello le recordó algo, un día donde el cielo paso de estar del color de aquella pared ha estar negro como el carbón, la joven se estremeció levemente al recordar aquella noche, aquellos sonidos, aquellos temblores, la sensación de que todo temblaba cuando era ella la que lo hacía, los cristales haciendo ruido al golpearse contra los marcos de la ventana, el tejado haciendo ruido,todo hacía ruido, hasta su corazón que parecía casi salirse del pecho,se abrazó a si misma levemente y negó apartando todos aquellos pensamiento de su mente, trago grueso-

-¿Recuerdas la promesa que me hiciste esa noche?... a partir de ahora te será más fácil cumplirla, ¿Qué suerte no?

tras decir aquello desplazó hacía atrás la silla del despacho que le había puesto allí al joven para que hiciera aquello tan importante que tenía que hacer y se sentó en ella, girándola para que mirara de frente al joven Kenner Kuran, seguía habiendo tantas cosas por preguntarle, por querer saber, pero entonces como un rayo de luz llegó a su mente la pregunta que se le había escapado desde hace un buen tiempo, su tía, la madre del, la señora Kuran, una madre para ella ya que la suya había muerto al nacer, quería preguntarle por ella, pero si sus padres le habían desterrado hasta allí quizás no quisiera hablar del tema, pero ella quería saber, y su curiosidad por desgracia no era precisamente poca, se mordió levemente el labio mirándole nerviosa y suspiró para lanzar la pregunta.

-¿C-cómo esta la tía? ya sabes, tu madre...es que hace mucho que no la veo y bueno am, me gustaría saber si esta bien y eso

Recordaba con demasiado cariño a aquella mujer como para no preguntar por ella, una leve sonrisa llena de cariño salió de sus labios al recordarla y toco los listones rojos que adornaban siempre su cabello, un regalo de ella que al parecer habían pertenecido a su madre, la señora Lambed...Ania Lambed, una hermosa mujer de cabellos dorados y ojos color verde, verdes como el campo en primavera, o así se veían en las fotos que su padre siempre le enseñaba, su sonrisa de cariño cambió a una de tristeza leve, recordando que quisiera o no, le faltaba alguien, pero no iba a desanimarme, siempre que pensaba en que le faltaba a su madre, pensaba que tenía a su padre, sonrió de nuevo feliz, aquel gran hombre en todos los sentidos, que pese a todos no sabía ni freír un huevo sin explotar media cocina, y eso que era ella la de las explosiones y eso, recordaba el estar siempre haciendo las tareas de casa junto a los entrenamientos, lastima que todo aquello...fuera a acabarse.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kenner
Capitan Pirata
Capitan Pirata
avatar

Profesión : Pies/Analista

Muy bueno

Berries 34000

Recompensa 42.000.000
Mensajes : 398
Fecha de inscripción : 22/06/2012

Datos de Personaje
Armas/Items:

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Lun Ago 20, 2012 6:04 pm

Sentí como la joven sacaba mis cosas de arriba de la cama y se acostaba en ella como siempre lo hacía cuando estaba conmigo o mis cosas siempre se creía la dueña de ellos haciendo l oque le plazca sin importarse de que le dijera o no, parecía perdida podía sentir sus pasos hasta estar arriba de donde yo dormiría suspire mientras seguía mirando para afuera pensando en las malditas cosas que me habían hecho pasar mi padre, maldita sea aquí por culpa de mi orgullo ya me las pagaría cuando le hiciera tragar el suyo por volver hecho todo un alto mando, mis pensamientos fueron interrumpidos por

Sabes que...¿es por tu culpa por lo que soy marine, Kenner?


No pude evitar levantar una ceja mismo sin darme vuelta ella se noto en el reflejo del vidrio mientras yo llevaba las manos a mis espaldas y las unía así que por mi culpa una sonrisa se noto en mi rostro era imposible ocultarlo y lo peor era que con ella no me tomaba las molestias de ocultarlo ni de desviar lo que decía a un sentido menos sarcástico seguir pensando en lo cómico que era aquello la niña llorona precisaba algo que la motivara ser más fuerte y se aferro en mi en las cosas que yo le decía como disculpa para ser más fuerte y no sentase la niña debilucha que en realidad era, volví a ser interrumpido por la voz de la joven y esta vez si me voltee a mirarle de lado a ver su rostro de niña infantil

- Aun que tú te tomaras a broma todas esas cosas que me decidas o que me hacías acabaron afectándome, tanto que decidí no volver a depender de nadie , ni si quiera de mi padre así que deje que él me entrenara...

Levante la ceja al ver que ella decía eso esa niña seguía teniendo el rostro angelical de cuando era chica y por lo tanto seguía siendo tan diabólica como siempre, entrenada por su padre asi que esa fue la solución que encontró, no puede evitar reírme y cerrar los ojos de cierta forma estaba contento por ella si echarme la culpa de ser la causa de su poder, sería feliz en serlo y la seguiría tratando así para que cada vez mas fuera más fuerte

-Para mi sigues aparentando la diabólica dulce ángel de siempre, mimada….

Abrí mis ojos de forma dulce mientras seguía con la sonrisa en mi rostro saque las manos de mi espalda llevándola a mi chaqueta me saque la chaqueta en cuestión de segundos esa chaqueta roja quedando únicamente en chaleco y sosteniendo la misma en mi antebrazo derecho escuche lo que a seguir

-¿Recuerdas la promesa que me hiciste esa noche?... a partir de ahora te será más fácil cumplirla, ¿Qué suerte no?

Levante la mirada haciendo que mis ojos escarlatas entraran en contacto con sus zafiros y la sonrisa se borro de mi rostro una mirada fría y distante rodeo la habitación algo irónico yo siendo el amo de la lava pero así fue.

-Te terminaras metiendo con gente más fuerte que tu, y estaré allí para asegurarme que no te lastimen niña mimada


Después de decir eso empecé a caminar hacia su dirección de forma hasta sostificada una pierna delante de la otra las botas hacían un ruido de alta clase mi chaleco y pantalones me hacían parecer todo un emperador camine hasta su lado ella estaba en la silla sentada dejando el chaleco detrás de ella me detuve unos segundos al escucharla

-¿C-cómo está la tía? ya sabes, tu madre...es que hace mucho que no la veo y bueno am, me gustaría saber si está bien y eso

Mi madre si ella no había parado de hablar de este viaje ella parecía más emocionada que todo el marineford pero no por deshacerse de mi sino por que vería a la joven Erika mi madre la amaba como a su hija quizás por eso pasamos momentos tan pesados juntos y ella se metía conmigo por que siempre mi madre le protegía y yo hacía lo mismo por otros motivos claro estaba pero, era la mujer que mas me había torturado con este viaje yo, ya estaba desando partir para no oírla hablar de esta chica ahora yo estaba aquí con ella delante mío, enseguida tome su mejilla y la bese en la frente como hace una madre con su pequeño hijo el beso fue algo pronunciado y sentí la cálida piel de la joven y ella mis labios claro estaba después de eso, solté su mejilla y camine hacia la cama

- Eso, te lo mando ella y muchos saludos ella pregunto lo guapa que te habías vuelto

Me arroje sobre la cama desplomándome y llevándome las manos a la cabeza como si aquello que acabada de decir no era nada ni lo que recién había hecho, por lo menos había cumplido lo que le prometí a mi madre y yo siempre cumplía lo que decía voltee la mirada hacia ella bajando uno de los brazos para poder mirarla sobre la silla ella estaba más alta que yo debido a la diferencia de la cama y ella estar sentado

-Ahora dime, como nos aburrimos, acá mucha cosa que hacer?

Dije mirando el techo de nuevo suspirando sabía que no me esperaba una vida fácil en este lugar pero esperaba también que no fuera difícil ni idiota

-Algún patrullaje o algo por el estilo, los civiles son muy molestos o están bien domados

Había oído decir que los civiles eran algo rebeldes en los blues quizás por ser no familiares de marines suspire otra vez cerrando los ojos, que pesado era tener que soportar esta vida ahora la vida del exilio, mi maldito padre amigo del almirante en flota lograba todo lo que se proponía contra mi maldita sea

-tsk…

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Erika Lambed

avatar

Profesión : Luchadora/Navegante

Muy bueno

Berries 3000

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 14/08/2012
Edad : 24

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Mar Ago 21, 2012 11:47 am

Mientras esperaba una respuesta departe del marine la joven seguía pensando y recordando las numerosas experiencias que había vivido con su padre cuando ella era apenas una niña de unos tres años, recordaba estar en una cama igual que en la que estaba ahora, y tener a su padre a su lado, abrazándola con uno de sus brazos en lo que entraba ella sin problemas, apoyada en su brazo mientras escuchaba las viejas historia de su padre, el muchas veces le contaba cosas de su madre, como la conoció, como le pidió que se casaran, conocía esas historias como si ella misma hubiera estado allí, casi era como si conociera a su madre, casi, ya que no la conocía ni nunca lo haría, pero como siempre no pensaba seguir dándole vueltas aquello, no quería deprimirse en aquel mismo momento, se levanto y como si nada se fue a la cama, acercandose a la pared a la zona de la ventana y se apoyo en la ventana mirando hacía fuera con una sonrisa de lado.

Tras decir aquello que la carcomía por dentro desde que tenía memoria suspiró ya mas tranquila dejándose caer mas cómoda en la ventana, sonrió como si nada ya mas feliz tras todo aquello, era algo que tenía pendiente desde que tenía uso de memoria y conocía a Kenner, decirle que había sido por el , por lo que se había vuelto marine, decirle todo lo que pasaba por su mente respecto a él, pero claro, no todo todo o el acabaría burlándose de ella hasta el final de sus días, no, no, aquello no le agradaba para nada, en lo mas mínimo, no, idea descarta, se sonrojo levemente negando y le miro, para escucharle .

-Siento ser así , esta e mi naturaleza, ya sabes, es mi método de defensa para cuando estoy en peligro aparte de las explosiones claro esta...

Sonrió de lado cuando derepente noto que su expresión cambio, sus ojos chocaron, zafiro y rubí y mirándole fijamente le escuchó y se sonrojo muy levemente, aquello había sonado como si se hubiera hecha fuerte por ella claro que aquello era más que improbable y no sería ella la que se hiciera tontas ilusiones con cosas así,así que se limitó a apretar los puños ponerse de pie en la cama y señalarle enfadada-

-¡No me llames niña mimada , maldito Baka!, ya no soy una niña mimada y tonta soy una marine así que cállate y no me vuelvas a decir así, me llamo Erika Lambed, es un nombre muy bonito puesto por mi madre, así que úsalo

Indignada y enfadada se sentó de nuevo en la cama con las piernas cruzadas al estilo Zen y los brazos igualmente cruzados bajo su pecho para fulminarle con sus ojos zafiro, mas al notar como se acercaba a ella su ceño se fue relajando sin comprender lo que hacía, notó el beso en la frente y se sonrojo quitándose de la cama para volver a la silla y mirar a la pared, mejor la pared que nada o que mirarle a él o no, eso si que no, mirarle a el si que no, suspiró levemente tocando su frente sin mirarle y no pudo evitarlo, se dio la vuelta con la silla para mirarle y le sonrió de forma que casi nadie había visto, poca gente, una de sus sonrisas verdaderas, sin mascaras, sin fachadas, solo ella y su verdadera sonrisa que le dedicaba a Kenner en ese mismo momento

-Gracias por las molestias Kenner de verdad, muchas gracias por eso y bueno dile que ando muy guapa y no es que tenga el ego subido, creo

Le escuchó levemente , su pregunta y sonrió levemente, ella solía pasar las tardes entre entrenamientos, tareas del hogar, ayudar a su padre con algún que otro papeleo y al llegar la noche salir a dar su vuelta e siempre, aun que últimamente no solía darla, suspiro mirándole y levanto una ceja pensando y se levantó de nuevo de la silla, estaba lo suficientemente inquieta como para haberse recorrido ya dos veces la habitación de un lado a otro.

-Yo suelo entrenar, limpieza de casa, papeleo y ayuda a mi padre y salir a dar una vuelta por la noche, si te motiva alguna de esas ideas, aun que créeme, verte fregar con un delantal rosa sería algo digno de ver.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kenner
Capitan Pirata
Capitan Pirata
avatar

Profesión : Pies/Analista

Muy bueno

Berries 34000

Recompensa 42.000.000
Mensajes : 398
Fecha de inscripción : 22/06/2012

Datos de Personaje
Armas/Items:

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Mar Ago 21, 2012 6:08 pm

Con las manos en la cabeza mire el techo observando figuras imaginarias en el mismo suspire al escucharla hablar ella se quería creer la más fuerte de todos y decía que eso se desvía a yo llamarla de débil que risa eso me daba eso me mantuve en silencio mientras hablaba, cerré los ojos y quede un minuto meditando ella hablo sobre mi madre agradeciendo lo que había dicho y de su ego me reí y afirma abriendo los ojos mirándola

-Y yo que lo digas estas muy guapa, has cambiado mucho desde pequeña a decir verdad

Otro minuto de silencio se hizo luego de que yo dijera eso sonreí y la mire observando como ella hacía lo mismo y me comentaba

-Yo suelo entrenar, limpieza de casa, papeleo y ayuda a mi padre y salir a dar una vuelta por la noche, si te motiva alguna de esas ideas, aun que créeme, verte fregar con un delantal rosa sería algo digno de ver.

Yo quede mirándola levantando la ceja levemente eso era para no aburrirse para mí eso era lo más aburrido del mundo me cruce de piernas mirándola fijamente de nuevo

-Yo me refiero a Diversión, no mas aburrimiento y verme así sabes que no será ni en tus sueños

Me levante un poco quedando con la mitad del cuerpo levantada y la otra aun en la cama cruzado de pierna observándola me extendí para tomar uno de mis libros lo busque unos minutos en mi maleta hasta encontrarlo, al fin dije para mi cerrando los ojos y sacando un pequeño libro y acomodándome en la cama, para abrirlo y suspire mirando al a chica ella era usuaria de la fruta del diablo una que explotaba digan de su temperamento me moví un poco quedando en la punta de la cama

-Tu akuma es de explosiones no querida

Dije sin darle importancia de cómo la había llamado mientras buscaba la pagina y tomaba un bolígrafo y me lo llevaba a la boca suspire y levante la mirada para ella

- Enserio que no hay ningún lugar para divertirse?

Mis ojos la quedaron observando mientras me levantaba y caminaba hasta mi chaqueta con el libro en la mano esperando alguna instrucción de la joven
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Erika Lambed

avatar

Profesión : Luchadora/Navegante

Muy bueno

Berries 3000

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 14/08/2012
Edad : 24

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Mar Ago 21, 2012 6:42 pm

Ignorada completamente, así se sentía al verle mirar el techo como si en el estuviera lo mas interesante que había en ese mundo y ella solo fuera una grabadora que sonaba y sonaba y que se ignoraba tranquilamente, suspiró levemente apoyada en la silla y esperó a que el señorito se dignara a hablar o algo, entonces al fin habló para sonrojarla levemente, mas ella se limitó a sonreír de lado mirándole como si nada.

-Bueno ya no soy una pequeña, ni una niña, si no una mujer así que los cambios son notorios, ademas de que decidí dejarme el cabello mas largo que cuando lo tenía de pequeña, me gusta mas así

Después de decir aquello suspiró levemente alzando una ceja al escucharle,no era su culpa tener que fregar , limpiar y ayudar, si no lo hacía ella no lo haría nadie, ya que no quería arriesgarse a que su padre tocara o estuviera con la cocina y provocara un incendio como la ultima vez que quiso hacerle el desayuno a Erika para llevárselo a la cama por su cumpleaños.

-Bueno que quieres que te diga esos son mis deberes y obligaciones y no se tu pero tras esta interesante charla, iré a mi habitación, me cambiare y me prepararé para salir a tomar algo si quieres venir o no es tu elección pero te advierto que aquí solo te aburrirás mas

Noto que se incorporaba y que después buscaba algo entre sus libros, ella suspiró de nuevo conteniendo las ganas de pegarle, ¿ otra vez la ? aquello ya le parecía muy fuerte, fue a protestar cuando escucho su preguntar, ella ladeo el rostro extrañada y se limitó a asentir antes de decirle.

-Exacto soy la usuaria de la Bomu Bomu no Mi, la fruta de las explosiones, ¿por?

Al escucharle frunció mas notoriamente el ceño, pero acabó por rendirse y se levanto de la silla, le miró y suspiro estirándose levemente , para volver a una posición normal , con su siempre porte regio y elegante y mirar a Kenner para decirle.

-En media hora vendré a por ti por si vas a ducharte y cambiarte y tal, yo haré lo mismo, no hay discusiones vendrás quieras o no y por cierto, siento decirte que vas un poco tarde, ya he tenido sueños contigo vistiendo un sexy delantal

La joven salió de la habitación tranquilamente y entró en la suya, se quito la chaqueta, después la falda, y el resto hasta quedar desnuda, se soltó el cabello dejando los lazos en la mesa de noche y entró a la ducha tranquilamente, había sido una mañana realmente sofocante y aquello la relajaría, al rato salio de la ducha con una bata de color azul como sus ojos y un lazo a la cadera negro, mientras se secaba el cabello comenzó a vestirse, se coloco un vestido blanco con un poco de encaje en el pecho y los volantes del final celestes, se ató sus lazos , se acabo de preparar y salió tranquilamente esperando a Kenner-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kenner
Capitan Pirata
Capitan Pirata
avatar

Profesión : Pies/Analista

Muy bueno

Berries 34000

Recompensa 42.000.000
Mensajes : 398
Fecha de inscripción : 22/06/2012

Datos de Personaje
Armas/Items:

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Miér Ago 22, 2012 6:08 pm

Estaba tranquilo mirando la chaqueta tomándola mientras ella me hablaba suspire y lance la chaqueta sobre la cama dejándola allí y mirándola como ella se retiraba

-Luego te cuento para que

Dije sin más poniendo las manos en mis bolsillos y escuchando como me obligaría a salir, con ella dentro de un rato suspire y me lance de cabeza en la cama quedando sobre la chaqueta y tomando mi libro lo volví a abrir era usuaria de akuma como me lo había imaginado, así que ya tenía dos akumas en en mi libro, anote usuaria Erika Lambed akuma: la Bomu Bomu no mi vale vale y dominio de la akuma regular me reí por que iba a poner pésimo pero tampoco precisaba ser tan malo y egoísta con ella estuve un rato leyendo ese documento, todavía tenía que agregar las características pero no era algo fácil tenía que verla más en acción para poder decirlo con certeza que tan buena podía ser esa akuma de explosiones, ella explotaría medio planeta o volvaria todo por los aires quien sabe, lo descubriría esta noche o la siguiente, era cuestión de tiempo mas bien.
Así que me puse de pie mirando el lugar y empecé acomodar las cosas el libro lo puse sobre el escritorio y tome mi maleta abriéndola sobre la cama y sacando el otro libro lo coloque allí también sobre el escritorio, me reí mientras los acomodaba, me senté sobre la cama al lado de mi maleta maldita sea pensé tenía que divertirme me aburría como mucha facilidad, comencé a sacarme la chaqueta roja riéndome de la situación que recién paso, luego de estar sin mi chaqueta únicamente en pantalones camine hasta el baño tomando una ropa antes tomando un pantalón de la maleta y entre al baño, lleve unos minutos para ducharme mientras pensaba que este sería mi nuevo hogar se pasaron los minutos y Salí a fuera secándome mi cabello blanco y con los pantalones nuevos me pare delante de mi maleta buscando mi ropa me puse otro chaleco mas rojo que lo normal pero esta vez no llevare mi chaqueta asi que suspire y me prepare para salir al verla allí adelante mío suspire

- Vamos pues, a ver si hay algo interesante aquí
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Erika Lambed

avatar

Profesión : Luchadora/Navegante

Muy bueno

Berries 3000

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 14/08/2012
Edad : 24

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Miér Ago 22, 2012 8:18 pm

Erika se apoyó en la pared esperando a que Kenner saliera, se cruzo de brazo esperándole mientras que cerraba sus ojos color zafiro, suspiró levemente y entonces escuchó la puerta del, sonrió levemente al verle, sin duda los años le habían favorecido, se acercó a él y tomándole la mano de forma efusiva comenzó a caminar a paso ligero por los pasillos con una sonrisa adornando su rostro y unas ganas infinitas de pasarlo bien, quizás porque hacía tiempo que no salía con nadie de esa manera o quizás porque extrañaba la compañía del alvino, aun que esto último no lo reconociera en la vida, aun tranquila y sin soltarle llegó a la salida del cuartel, el del puesto al miró y suspiró-

-¿nueva conquista señorita? Si se entera su padre no le gustara para nada que haga cosas así, y se enfadará conmigo por dejarla salir y matará a este pobre chico si le hace algo que no debe y…

-y no pasara nada, porque no es mi conquista, si no algo así como un amigo, algo porque no sé si clasificarlo así aun que es bueno conmigo cuando quiere, bueno el caso es que yo me voy a ir al bar de siempre y tu no le dirás nada a mi padre, así que nos vemos

La joven suspiró levemente alejándose del cuartel sin soltar la mano aun de Kenner ajena al resto, caminaba tranquilamente y en su mundo pensando si el resto de personas pensarían lo mismo que aquel marine al ver a ambos jóvenes de la mano, aun que era ella la efusiva y loca que prácticamente le había sacado a rastras sin que este pudiera hacer o decir nada, le soltó la mano frenando y suspiró, después se cruzo de brazos y siguió caminando, mientras llegaba a la puerta de un bar cuyo letrero ponía en letras de neón rojo brillante el nombre del bar Black Soul, la joven entró a dentro haciéndole un gesto a Kenner para que le siguiera y suspiró al ver como nada más entrar toda la gente la miraba, ella pasó de todos y miró a Kenne para preguntarle.

-¿Barra o mesa? A mi me da igual así que elige tu y perdona por arrastrarte así, sabes lo explosiva que soy

La joven suspiró levemente entre avergonzada e incomoda, avergonzada por su comportamiento tan infantil e incomoda por las miradas de la gente de aquel bar, todos la conocían , pero no estaban acostumbrados a verla llegar con compañía masculina o femenina, estaban acostumbrados a que llegara sola y acabara saliendo de aquel lugar con algún hombre que hubiera caído en sus oscuros encantos, escondidos en aquella mascara angelical, pero aquello ya nunca mas sería así, ella nunca más volvería ha engañar a la gente y a jugar con ella no, ella nunca mas sería así...ahora era diferente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kenner
Capitan Pirata
Capitan Pirata
avatar

Profesión : Pies/Analista

Muy bueno

Berries 34000

Recompensa 42.000.000
Mensajes : 398
Fecha de inscripción : 22/06/2012

Datos de Personaje
Armas/Items:

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Sáb Ago 25, 2012 4:29 pm

Note como nada más salir ella me tomo de la mano no me dio tiempo ni de quejarme ni de detenerla pero al verlo emocionada que estaba la deje guiarme por todo el cuartel con una velocidad increíble, pasamos guardias y otras cosas, ella era buena en esto se lo conocía bien, como esquivar como avanzar, después de todo me traía recuerdos de nuestros tiempos en marineford escapando para jugar de noche o visitar a los altos mandos, molestara los guardias como siempre lo hacíamos me sorprendió cuando nos detuvimos en el puesto avanzado

-¿nueva conquista señorita? Si se entera su padre no le gustara para nada que haga cosas así, y se enfadará conmigo por dejarla salir y matará a este pobre chico si le hace algo que no debe y…

-y no pasara nada, porque no es mi conquista, si no algo así como un amigo, algo porque no sé si clasificarlo así aun que es bueno conmigo cuando quiere, bueno el caso es que yo me voy a ir al bar de siempre y tu no le dirás nada a mi padre, así que nos vemos


No pude evitar levantar la ceja al ver al joven decir eso casi me mato de la risa delante de él pero fue interrumpido por, ella que agrego que no sabía en que ponerme si de amigo o mas ella no sabía lo que sentía por mi qué emoción aquello estaba en conflicto sujetaba mi mano fuertemente mientras hablaba con el sujeto le hice seña de hacer lo que mientras ella me sacaba alto al piso de allí para ir al jodido bar que ella dijo aun sosteniendo mi mano ella parecía contenta de hacer esto conmigo llegamos al lugar y ella me solto se cruzo de brazos y yo aproveche para llevar mis manos a la cabeza como era tradicional en mi persona, caminamos hasta ese famoso bar alma negra que lindos gustos tenia la niña mimada o quería probarme que no era más la mimadita de hacia años, no pude evitar reírme al ver el gesto que entrara con ella lo hice la acompañaba algunos pasos detrás de la joven cuando me sorprendí o más bien me divertí al ver todos mirándonos y ella ignorándoles, algunos ya hablaban en voz baja me pare a su lado y escuche lo que la joven me dijo

-¿Barra o mesa? A mí me da igual así que elige tú y perdona por arrastrarte así, sabes lo explosiva que soy

Me reí delante de la situación bajando mi mano hasta la cintura de la joven tomándola desde allí para dirigirla hacia una de las mesas que había en el costado del bar todos quedaron algo atónito al ver eso, la chica estaba siendo llevada, quien era ese sujeto de cabellos blancos que tomaba como si nada de la cintura a la hija del gran jefe de la marina.

Yo ignore todo mientras la mantenía aun de la cintura nos paramos frente a la mesa y yo le di una patada hacia arriba al a silla para dejarla en el aire mientras calzaba la que estaba delante mío, tirándola hacia mí, levante mi mano pasando por el hombro de la joven y la senté en la silla que yo había corrido con el pie antes mismo que la otra cayera, cuando esto fue a pasar la tome con la mano y la gire sentándome en ella y poniendo los pies arriba de la mesa quedando justito al lado de ella a medio metro de su cuerpo

- No es nada querida, me recuerda nuestros viejos tiempos de amores en marineford

Esto lo dije un poco en voz más fuerte para que se escuchara en casi todo el bar, murmurando quien era aquel chico que, traba así sin cuidado a tan importante mujer, sin importar nada levante la mano para pedir algo para tomar

Para luego mirarla y sonreírle

-Por que no le dijiste al, guardia que eras mi amante a tanto tiempo

Le guiñe el ojo dulcemente las mesas de al lado no demoraron en hacer correr la voz bajito para que no nos diéramos cuenta
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Erika Lambed

avatar

Profesión : Luchadora/Navegante

Muy bueno

Berries 3000

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 14/08/2012
Edad : 24

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Sáb Ago 25, 2012 6:12 pm

Erika estaba tranquila mirándole cuando noto la mano del en su cintura y lo único que hizo fue mirarle y apartó la mirada dejando que la llevara hasta la mesa, su mirada estaba neutra,dejando que hablaran lo que quisiera y dijeran lo que tenían que decir , a ella no le importaba en absoluto ya, que hablaran, que dijeran, que gritaran, ella había decidido cambiar no solo por ella misma, si no también por las personas que amaba, el corazón se le encogió al recordar la charla que tubo con su padre el día en el que decidió cambiar por completo , la ansiedad, el dolor , la impotencia, aquel sabor a sangre en la boca, aquel sabor amargo ,aquel dolor, aquella imagen, aquellas lagrimas, no, no, suspiro negando levemente y reacciono al notarse sentada en una silla cerca de Kenner, sus ojos azules se fijaron con los del al tiempo que el decía aquellas palabras, no quería recordar aquella época, no, no quería.

-Pues me alegra por ti, me alegra te recuerde a eso, pero sinceramente no quiero recordar nada de esa época, no es por ti y lo sabes, siempre sentí algo diferente por ti, es solo que no me gusta recordar aquellos tiempos donde era...diferente


La joven agachó levemente el rostro y suspiro acariciando su propio cabello intentando relajarse, no pensar en aquello, no recordarlo, quizás no mirando a Kenner e ignorando le pararía de hacer esas cosas o de decirlas, pero el remate fue la frase que dijo, ella le miró sonrió levemente y le dio un leve beso en la mejilla.

-Lo siento, aun no me acostumbro a esto de salir con una sola persona y amarle solo el, tranquilo cariño, a la próxima se lo diré claramente, mira este de aquí es mi amante y me voy de paseo con él...


No le importaba que ellos hablaran, que lo hicieran si querían, aquello no significaba ya nada para ella , no le importaba ya lo que ellos opinaran de ella, si pensaba que era débil por enamorarse de alguien , ya no le interesaba en lo mas mínimo, solo estaba ahí mirando a Kenner sonriendo levemente tras su impecable actuación, mientras le traían la bebida a ambos, ella se limitó a tomar el vaso, beber y dejar el vaso sobre la mesa como si nada
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kenner
Capitan Pirata
Capitan Pirata
avatar

Profesión : Pies/Analista

Muy bueno

Berries 34000

Recompensa 42.000.000
Mensajes : 398
Fecha de inscripción : 22/06/2012

Datos de Personaje
Armas/Items:

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Sáb Ago 25, 2012 6:42 pm

Estaba de lado sin pensar en nada de lo que decía lo decía para que no la miraran tan mal a ella si había alguien que deberían ver mal era a mi no a ella así que me sorprendí cuando sentí el beso en mi mejilla de ella, solo lo hacía cuando me quería agradecer de corazón algo que hacía por ella eso me obligo a mirarla y cerrar los ojos ya que mi objetivo fue simplemente asumir la culpa nada mas pero ella lo vio de otra forma y con la respuesta más aun, lo confirmo el tabernero nos trajo las bebidas yo tome la mía aun con los pies cómodos me la bebí toda de un trago para luego suspirar vi como la notaba algo rendida dispuesta a todo suspire aquella no era la piba que conocía, aun bebiendo le tome de la mano que acababa de dejar en la mesa y la traje a mi lado como si de una pequeña se tratara deje de tomar para sonreírle

-Es verdad, aquel pasado algún día fue, ahora debemos escribir nuestro futuro para luego patear el pasado

Lo dije con una sonrisa y volviendo a tomar mientras mantenía la mano de la joven sujetada a la mía y acariciando su palma con una única mano.
Aquel lugar me recordaba cuando salía pateando marines borrachos en los bares halla de marineford pero acá no sería igual nunca principalmente porque estaba delante de una dama en toda forma, aunque fuera mimada y llorona como siempre le decía

- Vamos ya te rendiste, que marine mimada

Le dije como provocándola y guiñándole el ojo yo sabía que no se conformaría pero me gustaba verla aparentando ser mala, quizás porque hacia mejor a mi luck, todas las mujeres se morirían de envidia de verme con una chica linda guapa como ella y engreída como yo, creo que era eso lo que me gustaba de ella ser engreída, así nadie podría decir nada de ella

- Cuanto logras tomar, corazón

Agregue mirando al cantinero haciéndole seña que trajera mas, el bar se normalizo al ver como yo actuaba no naturalidad bebía junto con ella quizás, murmuraban su forma tan pasiva de ser siendo que siempre era la chica dominante del lugar y ahora estaba calladita a mi lado, de un momento a otro saque los pies de arriba de la mesa y me voltee a mirarla sentándome al revés en la silla apoyando en su respaldo

- Bueno que quieres hacer mimosa


Le dije dedicándole un sonrisa y dando seña que si quería patear a alguien o algo por el estilo que me estaba aburriendo solo tomar
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Erika Lambed

avatar

Profesión : Luchadora/Navegante

Muy bueno

Berries 3000

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 14/08/2012
Edad : 24

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Sáb Ago 25, 2012 7:28 pm

-Vamos ya te rendiste, que marine mimada


Aquellas palabras hicieron que Erika reaccionara, ¿Desde cuando ella se rendía en una discusión con Kenner? , ¿Desde cuando ella se dejaba ganar así como así ganar ? nunca, ella siempre peleaba y luchaba hasta el final, incluso aun que aquello la hubiera hecho recordar aquel incidente de cuando apenas tenía catorce años, no, no iba a rendirse y a dejar que Kenner se pavoneara por ahí como si de verdad la hubiera conquistado, claro que no, ella no era una mas de esas mujeres que Kenner se quitaba de encima como si de moscas se trataran , ella le miro, y una sonrisa de lado se marco en sus labios, algunos de los allí presentes se estremecieron al verla, sin duda conocían lo que iba después de aquello,se hecho a reír y después suspiro, tomando el vaso y bebiéndolo de un tirón como si nada.

-Siento decirte que se te acabo la fantasía, eso de ser tu amante solo pasaría en tus sueños nocturnos y querido Kenner, mas que tu seguro, no soy de las que no aguantan un par de tragos....

Erika sonrió levemente notando como el cantinero traía mas bebida y ella miró levemente a Kenner de reojo, ya le había tocado su fibra explosiva, y como tal comenzaba a alterarse, el murmullo y barullo del bar volvió de nuevo, al ver que el carácter de la joven no se había aplacado como pensaban, seguía siendo aquella fiera que había entrado al primer día en el bar y había acabado llevándose mas de un corazón de algún pobre desafortunado que había caído a sus pies con una simple y sincera sonrisa.


-Hum bueno, por ahora lo único que me interesaría sería darte una patada y estamparte en la pared maldiciéndote por ir diciendo por ahí que soy tu amante o algo así , no se quizás , seguir bebiendo tranquilamente y relajarme o matar a alguien de este bar que es en exceso cotilla, tantas ideas y tan poco tiempo

La joven sonrió levemente como si nada para levantarse de la silla y alejarse del para pensar con calma y con cordura, sin duda Kenner conseguía trastornar su carácter hasta limites inimaginables y aquello no era para nada bueno, así que caminó tranquilamente hasta ponerse detrás de Kenner y mirar a alguien fijamente, un joven de cabello negro y ojos verdes que no le había quitado la mirada desde que había entrado, ¿se conocerían? ella como siempre con su mala memoria no lo recordaba, se encogió de hombros, había tanta gente que le sonaba en aquel bar que ya no le prestaba atención, se sentó en la silla de nuevo y miró a Kenner-

-Dime Kenner, ¿a que se te apetece jugar?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kenner
Capitan Pirata
Capitan Pirata
avatar

Profesión : Pies/Analista

Muy bueno

Berries 34000

Recompensa 42.000.000
Mensajes : 398
Fecha de inscripción : 22/06/2012

Datos de Personaje
Armas/Items:

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Dom Ago 26, 2012 10:14 am

Cuando escuche las reacciones de la joven no pude parar de reírme mirándola actuar pensar, parece que el resto del bar se tranquilizo al verla así también, no me gustaba verla vulnerable, por alguna razón y el maldito de mi padre lo sabia ella me importaba más de lo que aparentaba, quizás por las peleas cuando éramos chicos, o por las promesas que le hice o quizás por que me gustara mismo esa rubia mimada explosiva dije para mi mismo cerrando los ojos y mirándola reaccionar de una forma tan explosiva aun cuando ella hablaba
-Hum bueno, por ahora lo único que me interesaría sería darte una patada y estamparte en la pared maldiciéndote por ir diciendo por ahí que soy tu amante o algo así , no se quizás , seguir bebiendo tranquilamente y relajarme o matar a alguien de este bar que es en exceso cotilla, tantas ideas y tan poco tiempo

Me rei golpeando su casa mientras bebía mas tragos

- Eso lo has intentado toda tu vida corazón, no has podido

Volví a colocar los pies arriba de la mesa lo mas cómodo mientras bajaba una de las botellas al suelo y la dejaba a mi lado para abrir otra y seguir tomando, mientras ella parecía pensar en algo hasta que me pregunto qué quería hacer extendí mi mano libre para que esperara era la segunda botella que me tomaba completa sin parar después de eso me voltee a mirarla y sonreírle ya con un aliento a borracho

- Pool o Pok..er s..i lle..ga a ver jajaj o jugar al cua..rto oscuro contigo sería divertido

Le dije guiñándole el ojo para ver su reacción hoy andaba suelto quizás por el largo viaje por todo el calm belt
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Erika Lambed

avatar

Profesión : Luchadora/Navegante

Muy bueno

Berries 3000

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 14/08/2012
Edad : 24

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Dom Ago 26, 2012 5:39 pm

La joven rió levemente ante la reacción de su acompañante a su carácter ya original y no pudo evitar sonreír levemente al verle y recordar cuando había comenzado a darse cuenta de que el era importante para ella, no había sido cuando eran niños, ni cuando peleaban hasta hartarse, no, había sido tras sentir en su cuerpo el peor castigo de todos, aquello que hizo que cambiara y volviera al buen camino, por llamarlo de alguna manera, recordaba estar en aquel lugar oscuro, cerrar los ojos y aparecer en su mente los recuerdos de su infancia junto al muchacho, aquellas veces en las que ambos jugaban y ella se caía y acababa llorando mientras el se reía de ella, para después ayudarla a levantarse y sonreirle, y después seguir metiéndose con ella claro estaba, pero ese no era el punto, el caso era que solo había pensado en el postrada en aquella cama y casi al borde de la oscuridad...

-Eso lo has intentado toda tu vida corazón, no has podido


-Quizás te de la sorpresa y lo consiga Kenner, quien sabe, he cambiado mucho en estos años, podría sorprenderte créeme, he aprendido un par de trucos muy útiles que contigo seguro que servían

La joven sonrió de lado como si nada mientras que bebía y le miraba, aquello le daba mala espina y sin saber por que se vio llevándose a Kenner del bar borracho como una cuba , y cuando escuchó su respuesta , se hecho a reír como si nada, suspiro intentado calmarse y le miró con una ceja levantada, una sonrisa picara y sus ojos fijos en el.

-Bueno, Poker lo dudo así que nos queda al cuarto oscuro , ¿a donde vamos entonces?
-Dijo burlona como si nada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kenner
Capitan Pirata
Capitan Pirata
avatar

Profesión : Pies/Analista

Muy bueno

Berries 34000

Recompensa 42.000.000
Mensajes : 398
Fecha de inscripción : 22/06/2012

Datos de Personaje
Armas/Items:

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Dom Ago 26, 2012 6:28 pm

La mire y no pude evitara acompañar su risa, con un tono más sarcástico, mientras salíamos del bar y ella me llevaba para afuera, todos observaron de forma extraña como la joven sacaba al chico cogiéndolo del hombro y cargándolo como si de un borracho se tratara, ella de alguna forma había cambiado y eso era imposible no notarlo, pero mismo así seguir con el juego de estar borracho mientras ella me cargaba, parecía corresponder a lo ultimo así que me pregunto donde iríamos, no puede evitar ver un pequeño callejón y reírme para mis adentros y decidido a seguir le indique con el dedo el callejón

-Q..ue te agh pare..ce a..lli

Dije sin más se me daba bien hacerme el borracho, vivía bebiendo y esas cosas, desde que ella se fue para calmar mis ansias nunca lo admití ni nadie nunca lo sospecho pero, mi padre si lo sabía todo, desde que día que ella partió y hasta que me fui el me dijo ahora beberás menos o por lo menos de alegría cuando la veas algo que negué rápidamente, jamás le admitiría eso a mi padre, pero tenía razón la extrañaba a esta niña mimada, aproveche para tirarme un poco más arriba de ella y acariciar sus espaldas dulcemente a ver si la joven se animaba a seguir o quería ir al cuartel, me daba igual quería divertirme, con ella si fuera posible mejor.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Erika Lambed

avatar

Profesión : Luchadora/Navegante

Muy bueno

Berries 3000

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 14/08/2012
Edad : 24

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Dom Ago 26, 2012 7:16 pm

Erika simplemente sonreía levemente mientras notaba el peso del joven en su espalda, y salían de aquel bar a paso lento pero firme y seguro, podía notar también el alcohol en su propio cuerpo, si , había mentido en el bar, Erika no aguantaba para nada el alcohol, mas bien le afectaba bastante, le soltaba la lengua y la volvía mas afilada si era posible, aparte de nublarle un poco el juicio, pero vamos lo normal, solo hacia que las verdades escaparan de su boca con suma facilidad y cuando estaba sobria poco le costaba achacar todo al alcohol y decir que todo había sido una mentira.

-Por que no, cualquiera esta bien, da igual de todas formas


No sospechaba nada de lo que estaba pasando, de verdad creía que el estaba borracho hasta las trancas y que no se acordaría de nada de lo que le dijera o hiciera esa noche, aun recordaba aquello que sintió cuando se alejo del, nunca se lo dijo a nadie y solo su padre sabia que la pequeña Erika había llorado como nunca mientras el barco partía hacía su nuevo destino mientras que gritaba y decía que quería volver con Kenner, nunca había sido tan cierto, que solo los niños y los borrachos dicen la verdad, espera...¿los borrachos también?!, y era tarde, ya en aquel callejón le miro.


-Pues aquí estamos supongo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kenner
Capitan Pirata
Capitan Pirata
avatar

Profesión : Pies/Analista

Muy bueno

Berries 34000

Recompensa 42.000.000
Mensajes : 398
Fecha de inscripción : 22/06/2012

Datos de Personaje
Armas/Items:

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Dom Ago 26, 2012 7:43 pm

Ella me llevo hasta allí no puede evitar reírme parecía mismo mas ebria que yo, no debía estar acostumbrada o nunca preciso beber tanto para llevarse uno de estos chicos a la cama me recosté en la pared con movimientos de borrachin y la toma de la cintura trayéndola contra una d mis piernas que la puse en el medio de la dos suyas

- Eic… t..e extra…ñe mu…cho y t…u

Dije tanteándola, ella no podía mentirme y menos estando borracha se volvía tan vulnerable mismo que lo negara después como todos hacíamos en nuestras vidas, cuando hacíamos algo que después nos daba vergüenza aunque lo recordara y todo eso nunca lo admitiría por mi todo bien, pero le dejaría marca, de lo que podía hacer si ella me aceptara así que le bese el cuello un poco mientras subía por sus mejillas para luego morderle delicadamente uno de sus labios entre risas y ironías realice todo esto esperando su respuesta

- ve..n co..n pa..pi Ic eic
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Erika Lambed

avatar

Profesión : Luchadora/Navegante

Muy bueno

Berries 3000

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 14/08/2012
Edad : 24

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Dom Ago 26, 2012 8:06 pm

Suspiró con un leve sonrojo en sus mejillas mientras el se apoyaba en la pared, pestañeo un par de veces intentando acostumbrarse a la oscuridad de aquel callejón, pero entonces noto como las manos del pasaban a su cintura y como la atraía mas hacia el, entre sus piernas la pierna del y sus ojos, su cara y sus labios estaban demasiado cerca, tanto que escucharle decir aquello le erizo la piel.


-C-claro que te extrañe mucho Baka, es mas según mi padre nunca me había visto llorar por alguien así que no fuera mi madre, pero oye, yo no te he dicho nada, no puedo parecer una niña tonta que llora por los rincones extrañándote.

Y ahí estaba el primer efecto de su bajo aguante hacía el alcohol, la sinceridad desbordante, no le había costado nada soltar uno de los secretos que con mas fervor guardaba y era el hecho de que realmente si que le había extrañado, pero sus pensamientos se fueron a otro lado al notar lo que hacía el sonrojo en su rostro aumento levemente y ella le abrazo también antes de entrecerrar los ojos y mirarle-

-¿Qué pretendes Kenner?

ıllıllı Pirates~Age ıllıllı



Mis palabras son mis ordenes
Mis actos las demostraciones
Mis pensamientos, el peor de los horrores

Diario de Erika

Erika Lambed

Técnicas de Erika
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kenner
Capitan Pirata
Capitan Pirata
avatar

Profesión : Pies/Analista

Muy bueno

Berries 34000

Recompensa 42.000.000
Mensajes : 398
Fecha de inscripción : 22/06/2012

Datos de Personaje
Armas/Items:

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Dom Ago 26, 2012 8:24 pm

Enseguida que ella dijo eso una sonrisa apareció en mi rostro parece que ella había sentido lo mismo que yo cuando ella se fue al ver que ella correspondió a mis besos rodeándome la mano con el cuello no espere mas y la bese dulcemente por un rato, sentía aquellos hermosos labios, rojos que antaño había deseado tener ninguna se parecía en lo mas mínimo con estos hermosos y carnosos labios, pero esto no sería más que una ilusión ella mañana lo negaría todo por completo

-Divertirnos, ni que sea por una noche hacer realidad nuestro deseo

Lo dije con la mayor palidez del mundo ya había dejado de lado mi disfraz de borracho y estaba dispuesto a disfrutar aquel momento aunque fuera una y unica vez

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Erika Lambed

avatar

Profesión : Luchadora/Navegante

Muy bueno

Berries 3000

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 14/08/2012
Edad : 24

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Lun Ago 27, 2012 5:26 am

Ella le miraba esperando a que reaccionara y noto el beso el cual sin problemas correspondió notando una sensación extraña en el estomago, como una punzada que hacía que aquello le resultara aun mas raro de lo que parecía y se dio cuenta de por que, ella después de aquello negara todo lo que dijera hasta el cansancio achacándolo todo al alcohol y ella no quería hacerle daño, que pensara algo que no era o que a lo mejor todavía , no era, por que ni ella misma comprendía que era lo que aquel egocéntrico y narcisista le hacia sentir, solo sabía una cosa, en aquel momento tenía mucho miedo hacer algo que no debía.

-Incluso aun que después de esta noche, ¿ niegue todo lo que diga hasta el final?, niegue que realmente te extrañe, el que sienta algo por ti, el que desee esto, incluso, aun así, ¿quieres esto?

Ella le miró fijamente, elle le había escuchado y el a ella y entonces se dio cuenta de que la única que podría pasar de borracho o en este caso de borracha era ella, con aquel leve sonrojo y aquel extraño tic de decir todas las verdades que rondaban por su cabeza, mas reacciono y volvió a la realidad al notar sus caricias, sus besos y ella le miro antes de alejarse levemente y decirle.

-Si es eso lo que quieres...al menos que no sea aquí y si no, am...

La joven no sabia que decir como actuar o que hacer, ahora mismo no tenía mascaras ni nada por medio, era ella, la verdadera Erika, aquella que en verdad era solo una chica mimosa, mimada y sonriente que tenia miedo a que jugaran con ella y salir lastimada, otra vez, no había mas, no había carácter tosco ni falsa dulzura, no, era Erika en estado puro
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kenner
Capitan Pirata
Capitan Pirata
avatar

Profesión : Pies/Analista

Muy bueno

Berries 34000

Recompensa 42.000.000
Mensajes : 398
Fecha de inscripción : 22/06/2012

Datos de Personaje
Armas/Items:

MensajeTema: Re: La condena a los blues   Lun Ago 27, 2012 8:52 pm

Escuche lo que decía tenía razón y yo sabía que lo negaría mañana pero, por unos segundos una idea macabra corrió por mi mente, si lo haría esa sería la peor noche de ella o la inolvidable quien sabia me reí y acaricia su cintura con la mano

- No me importa, y tienes razón no s bueno que sigamos por aquí, te llevare a un lugar más seguro


Sin demorar más con la otra mano la tome de las piernas levantándola y dejándola sobre mis brazos le di un beso en los labios y empecé a caminar con ella en mis brazos no pesaba mucho, pero tampoco era tan liviana como hacia unos años

- Querida, que te parece tu cuarto?

Esto sería interesante y romántico además de cómico el otro día, pero eso no importaba la noche nos rodeaba y yo la llevaba en brazos para el cuartel nuevamente, unos minutos y llegamos al puesto de guardia el sujeto parecía esperar con ansias nuestra llegada me reí y camina hasta la pared y use la técnica geppou para saltar sobre la pared y caer del lado de adentro del muro

-Nos esperara por toda la eternidad corazón

Le dije de forma burlona a Erika mientras me acomodaba para seguir llevándola hasta el lugar indicado

-Esta noche será inolvidable

Dije sin más y empezamos a caminar por el cuartel era esta vez yo quien la llevaba sin esperar aprobación de ella en manos, pero en su estado sabía que no se molestaría o por lo menos no tendría como molestarse le gustaría sentir mi cuerpo en ese estado
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La condena a los blues   

Volver arriba Ir abajo
 
La condena a los blues
Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Pasión por el Blues
» Mi colección de Blues para todos vosotros
» Acoustic Blues - Dion - Bronx in Blue
» Recomendaciones jazz y blues para un neófito...
» EL BLUES DEL DETECTIVE INMORTAL, de Andreu Martín

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
...::Pirates~Age::... :: Mares Blue :: East Blue :: Shelltown-
Cambiar a: